Con el hijo de Señor Candy, el Mendocino alcanzó las 120 victorias necesarias para abandonar la categoría de aprendiz

El triunfo de Señor Artista en el Clásico Guillermo Paats (L-1000 m, arena), abriendo la jornada del sábado en Palermo, ratificó al hijo de Señor Candy como uno de los mejores jóvenes en la velocidad, pero también sirvió como una graduación de lujo para el mendocino Rodrigo Bascuñán, que llegó a los 120 discos y dejó la categoría de aprendiz para convertirse en jockey.

Ascenso tremendo el del profesional que sólo debutó en los máximos a fines de abril de la última temporada, y que, incluso, estuvo varias semanas inactivo por un accidente. Jockey Aprendiz del Año en 2021, mostró su tranquilidad habitual con el potrillo preparado por Ramón Pérez, dejando que Louisiana Lady (Manipulator) marcara el camino hasta los 500 metros, para tomar la posta y contener de allí en más la presión de Free Security (Security Risk), finalmente segundo a medio largo, con 1 1/2 hasta Marshallico (Master of Hounds), que completó la trifecta, todo tras 54s89/100.

Criado por el Haras La Nora y con la ganadora clásica Art Emotive (Art Master) como madre, Señor Artista consiguió su tercer festejo en apenas 5 salidas, y el segundo en el plano de las graduales, ya que venía de imponerse con claridad en el Clásico General Lavalle (G3). Junto con Labrado (Le Blues), el soberbio héroe del Estrellas Junior Sprint (G3), son la referencia en la corta entre los 3 años.