El potrillo superó por media cabeza a Santos Davos en el clásico de San Isidro, en el 1-2 del padrillo Sebi Halo y del Haras El Paraíso como criador; Jorge Peralta sigue imparable

El Clásico General Viamonte (G3-1000 m, césped), paso central de la muy buena propuesta que ofreció este sábado el Hipódromo de San Isidro, carecía de figuras de la división. Por lo tanto, otorgaba a sus participantes la posibilidad de crecer en la corta y sumarse al grupo de los más destacados.

Pues bien, el que mejor aprovechó la oferta fue Señor de Salva, que continuó en el terreno mayor todo lo bueno que venía mostrando en el plano condicional, consiguiendo una ajustada victoria sobre el experimentado Santos Davos (Sebi Halo), mientras el gran favorito Camuflaje (Orpen) era tercero, fuera de la pelea.

Con el imparable Jorge Peralta en sus riendas, el hijo del generosísimo Sebi Halo -padrillo que hizo el 1-2- dejó que Qatarí (Lizard Island) marcara el camino con un fuerte parcial inicial de 21s56/100. Al líder se le hizo imposible sostener ese ritmo y desde los 250 metros Señor de Salva se trenzó en dura pelea con Santos Davos, al que sólo pudo vencer en el disco y por media cabeza, con Camuflaje a 3 1/2 cuerpos en tercero y 2 por delante de Qatarí, todo en una marca de 55s24/100.

Llamativo fue lo del debutante Yercan Maro (Cityscape), que fue liquidado en la largada por Limonccello (Le Blues) y así y todo remontó hasta cruzar el disco en quinto lugar a 5 1/2 largos del vencedor. Sin aquél tropiezo, quién dice si no habría habido una trifecta inesperada.

Criado por el Haras El Paraíso, presentado por Héctor Montoya y defendiendo los colores del Stud El Timo, de Azul, Señor de Salva sigue creciendo desde aquél triunfo inicial de su campaña en el Especial Encuentro Provincial Invierno de Palermo y promete sumarse en breve al lote de los mejores sprinters. Además de todo el talento que viene mostrando, tiene la juventud de su lado.