Sobre una milla, las hembras de 2 años se disputan el título de número uno de la temporada ante varias con ganas de crecer

El festival de grandes premios del miércoles en el Hipódromo de San Isidro se abrirá con el de Potrancas (G1-1600 m, césped), que consagrará a la mejor 2 años de la temporada en la grama. Un choque de campanillas se dará allí entre Señora Colega (Señor Candy) (foto), ganadora en puesta con la ahora ausente Wildest (Hurricane Cat) del Clásico Eliseo Ramírez (G2), y Tan Gritona (Full Mast), que dio la nota llevándose el Gran Premio Jorge de Atucha (G1) en Palermo, reprisando tras más de 4 meses y saltando del kilómetro a los 1500 metros.

Si bien la cuestión está lejos de ser un match, aquellas son las grandes referencias ante su experiencia. Señora Colega alcanzó en la meta a Wildest sobre un fangal, y como se anticipan algunas lluvias (que habrá que ver si finalmente llegan…), esa puede ser una ventaja. Su forma de correr hace pensar que el aumento de 200 metros en la distancia con respecto a aquella victoria, también puede ser un punto influyente.

En el caso de Tan Gritona, da la ventaja de competir por primera vez en la grama, poniendo en juego su invicto porteño. El equipo encabezado por el entrenador José Luiz Correa Aranha no dejó detalle librado al azar y llevó a la zaina a reconocer la cancha principal del norte, experiencia que pasó satisfactoriamente, aunque ahora llegará la hora de la verdad.

Son varias las potrancas que se apilan a las patas de las anteriores tratando de empezar a tener peso en el proceso selectivo, tal el caso de Dona Morebi (Catcher In the Rye), que debutó ganando por 8 cuerpos en la cancha local el Clásico Juan S. Boucau, mostrando buenas aptitudes.

También aquí, y en su segunda salida, Rihallah (Cityscape) salió de perdedora por terminantes 16 cuerpos sobre una milla, tras lo cual cambió a la arena de Palermo para terminar quinta en el Atucha. Sin dudas que su retorno a la grama la transforma en un riesgo enorme para cualquiera.

El Stud RDI se la juega con la invicta Maneater (Easing Along), que hace 40 días y en las 12 cuadras de diagonal hizo centro de entrada superando por 3 1/2 cuerpos a Polentinha (Full Mast). Su línea materna hace pensar que el salto en el tiro no la afectará, y si Carlos D. Etchechoury la confirmó, es porque le tiene mucha confianza.

Emperadora es otra que desembarca en el verde sanisidrense con buenos antecedentes en Palermo, como que escoltó a Tan Gritona desde 1 1/2 cuerpo en el mencionado Atucha, misma cancha donde It’s Never Too Late (Long Island Sound) respondió a su promisorio debut con un rápido ascenso.

Lindaflor La Violeta (Most Improved) es otra que cruzó adelante prontito y ahora apuesta por más, y ojo con Obia Star (Star Runner), perdedora que fue cuarta en el Ramírez y en el Atucha.