La cabaña, que perteneció al recientemente fallecido Sheikh Hamdan, reducirá su stock de productos y yeguas madre y se enfocará más en la calidad que en la cantidad

NEWMARKET, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Shadwell Farm, la histórica marca del Sheikh Hamdan, que murió en marzo último, anunció hoy que pondrá toda su operación hípica en “revisión” y que el trabajo resultará en cambios importantes para el negocio.

“Como resultado, sus base en el Reino Unido, Irlanda y los Estados Unidos se contraerán, con un enfoque en la calidad y la competencia al más alto nivel del deporte, con caballos del calibre de Baaeed (Sea the Stars) y Malathaat (Tapit).

Como parte de esa reprogramación, este otoño se venderá una serie de caballos en entrenamiento y de un año de cría de Shadwell, mientras que su lote de yeguas de cría se reducirá aún más mediante la dispersión en subastas clave durante los próximos meses”, indicó el haras en un parte distribuído a los medios y que no fue sorpresa. Se sabe que, en la mayoría de los casos, cuando la cabeza de un nombre tan fuerte en la hípica muere, generalmente sobrevienen este tipo de cuestiones, pues la pasión no siempre se hereda con el mismo grado.

“La familia desea enfatizar que siguen siendo extremadamente apasionados por el deporte y, a través de la presidencia de Sheikha Hissa, ella misma una consumada amazona, están comprometidos a garantizar que el legado del Sheikh Hamdan perdure durante muchos años. Shadwell tiene la intención de retener un número significativo de productos de cría propia y continuarán sus operaciones globales de reproductores”, continúa el parte.

Chris Kennard, director de Shadwell Estate Company Ltd en el Reino Unido, dijo: “Como parte de un plan a largo plazo para que Shadwell opere sobre una base sostenible, se tomó la decisión reciente de contraer el tamaño del negocio global. Esto implicará la venta inminente de una cantidad sustancial de caballos, incluidos los de un año, otros en entrenamiento y reproductores, y en su momento, una reorganización de cada una de las operaciones en todo el mundo ”.

Shadwell ha sido una de las caballerizas más exitosas del mundo desde que en 1980 se lanzó a las pistas, con campeones de la talla de Nashwan (Blushing Groom), Salsabil (Sadler’s Wells), Taghrooda (Sea the Stars), Dayjur (Danzig) o el crack rioplatense Invasor (Candy Stripes), Caballo del Año en los Estados Unidos. 

Si bien se reducirá, al menos queda el consuelo de que Shadwell no desaparecerá. Al menos, en el corto plazo…