El potrillo le dio el séptimo triunfo en el Tokyo Yushun (G1) a Deep Impact, su padre; la hija de la yegua argentina Balada Sale quedó a sólo 1 1/4 cuerpo, tras dominar al dejar la curva

TOKYO, Japón (Especial para Turf Diario).- Sorpresa grande la que dio Shahryar en el Tokyo Yushun (G1-2400 m, césped) de este domingo, batiendo por apenas el hocico al gran favorito Efforia (Epiphaneia) y dejándolo sin invicto, en una carrera donde la potranca Satono Reinas (Deep Impact), hija de la yegua argentina Balada Sale (Not for Sale) tuvo una gran labor al quedar quinta a 1 1/4 cuerpo del ganador y cediendo por hocico y hocico la tercera colocación. A Gratias (Heart’s Cry), por la también albiceleste Malacostumbrada (Lizard Island), en tanto, se lo vio llegar séptimo, a 3 1/2 largos…

El ganador llegó al Derby japonés por un camino alternativo, pues después de ganar debutando en Kyoto a los 2 años en octubre, sólo volvió a correr en febrero para terminar tercero en el Kyodo News Hai (G3) del mismo Efforia al que superó ahora, para sacar su pasaporte al Tokyo Yushun tras quedarse con el Mainichi Hai (G2) de Hanshin, en tiempo récord para los 1800 metros de césped.

El salto a la milla y media no fue problema para el hijo de Deep Impact, que cargó con mucha potencia al pisar la recta desde la mitad del grupo para tapar en la raya al favorito, que había dominado a Satono Reinas por los 200 metros; Stella Veloce (Bago) se quedaría con la tercera posición a 1 1/4 largo, todo tras 2m22s5/10.

“Es genial habåer ganado el Derby, carrera que había convertido en mi objetivo con este potrillo desde su debut. Estábamos atentos al favorito de la carrera, pero la cosa no fue tan bien como estaba planeado y quedamos en una situación difícil, por lo que nos vimos obligados a hacer nuestra carga tarde, pero el potrillo realmente hizo un gran esfuerzo ”, comentó Yuichi Fukunaga, jinete del ganador.

El exito de Shahryar le dio a Deep Impact una séptima conquista en el Derby, con lo que superó el récord de 6 que compartía con Sunday Silence (Halo), su propio padre, en una ratificación de su generosidad interminable y única.

Cría del exitoso Northern Farm, Shahryar tiene por madre a una yegua fenomenal como fue la estadounidense Dubai Majesty (Essence of Dubai), Campeón Velocista y ganadora del Breeders’ Cup Filly & Mare Sprint (G1) y que antes ya había producido otro buen caballo como Al Ain (Deep Impact), que supo vencer en el Satsuki Sho (G1), las 2000 Guineas japonesas.