La hija de Violence mostró progresos y se impuso de punta a punta y por 6 cuerpos

Los chicos crecen, y los caballos también. Maduran, se van adecuando poco a poco a desafíos que antes podían complicarlos; aprovechan al máximo toda la experienci acumulada para su desarrollo. Básicamente, muchas veces mejoran con el paso del tiempo.

Si bien la oposición fue limitada, habrá que catalogar como un paso adelante la actuación de la gran favorita Shy Cubana (57 kg.) en el Handicap Badruddin, la prueba central del miércoles en el Hipódromo de San Isidro, alcanzando una contundente victoria.

Siempre le había costado rendir en la milla como lo había hecho entre los 1200 y los 1400 metros a la hija de Violence. Pero esta vez, la distancia no fue un problema, respondiendo al trabajo que de mañana realizan Juan Carlos y Juan Sebastián Maldotti, con pocos ejemplares para entrenar, pero muchos de ellos compitiendo en el máximo nivel.

Juan Carlos Noriega ubicó a la alazana criada por el Haras La Pasión al frente desde la salida, graduó sus energías de manera acertada y en el derecho Shy Cubana ofreció un show de alto vuelo, distanciándose con mucha facilidad de sus rivales hasta llegar a la meta con 6 cuerpos de ventaja sobre Estrella del Polo (Pollard’s Vision, 54 1/2) y al cabo de 1m37s76/100, sin soltar todo el rollo. A 1 largo, Maraka Berry (The Berry, 54 1/2) fue tercera, con Macana Rye (Catcher In the Rye, 55) y La de After (Aspire, 55 1/2) cerrando la marcha muy alejadas.

En la G3 Shy Candela (Editor’s Note), Shy Cubana redondó su cuarto triunfo en apenas nueve presentaciones, y segundo a nivel jerárquico tras conquistar el Bayakoa (L) la temporada anterior. Va mejorando, madurando, respondiendo. Paso a paso asegurará su futuro. Cuando Juan Carlos Maldotti cree que tiene un caballo clásico, difícilmente se equivoque…