Si le hablan de Corona Cervantina, está clarísimo que Best for Last se agranda…

138

En el domingo de Azul, el hijo de Incurable Optimist repitió en el Clásico Festival Cervantino

AZUL.- Tan grande es el corazón de Best for Last que hasta el propio Pipi Alvarez se quedó sin voz cuando cruzó, otra vez, primero el disco del Clásico Festival Cervantino (1600 m), punto máximo de emoción de otra jornada inolvidable en el hipódromo de esta ciudad y que abrió la versión 2018 de la Corona Cervantina.

El relator habrá abierto los ojos y dicho para adentro: ¿Cómo habrá hecho para ganar este caballo? La respuesta se apoya en la calidad, porque Ex Cía (Exchange Rate) había sumado todos los méritos necesarios para batirlo, aunque no contó con el plus del ídolo de la afición local, que estiró la cabeza de ventaja en la meta, bien abierto, casi que haciéndole vientito a las tribunas.

A los 6 años, Best for Last parece un potrillo y esta temporada no bajó del segundo puesto aquí, aunque, en rigor, no lo hizo nunca, ratificando su preferencia por la pista de Azul. Del Haras La Argentina y criado por El Paraíso, el alazán es preparado por César Santillán, llevó a Mariano Joel López en las riendas y remató la historia con un tiempazo: 1m37s20/100.

La dupla de jockey y cuidador fue una tarde redonda, pues también trabajaron juntos para los éxitos de Seattle Holly (Seattle Fitz) y Doña Lavanda (Cima de Triomphe), con López alcanzando un fantástico cuatriplete en las riendas de Arrepentido Prize (Pure Prize).

Y ya que se habla de discos variados, habrá que resaltar que tres caballos criados en Firmamento vencieron en Azul este domingo: la mencionada Seattle Holly, su hermanito paterno Surge Seattle y Trovato Dan (Van Nistelrooy). La recaudación trepó hasta los 2.319.510 pesos, números que dan marco a otra tarde perfecta.