Categorías alternativas y pruebas para caballos veteranos conforman el menú céntrico, en una costumbre de las últimas semanas

Otro lunes con bajísimo nivel técnico se vivirá hoy en el Hipódromo Argentino de Palermo, una mala costumbre allí desde hace ya un tiempo, copiando el formato que hace un siglo ya adoptó para sus miércoles el Hipódromo de San Isidro.

Suele haber excelente concurrencia en el inicio de la semana en Avenida del Libertador y Dorrego, y también un nivel de juego bastante alto, pero los dirigentes tomaron la decisión de quitar calidad al espectáculo, con carreras hasta indignas para la historia enorme que allí reposa.

Así las cosas, entre un show de competencias para caballos veteranos y un amplio menú en el marco de la categoría alternativa, sobresale el Handicap Orpen, previsto sobre 1600 metros, para yeguas desde los 5 años ganadoras y con $ 1.750.000 en premio para la ganadora, sin los descuentos, poco más de 1000 dólares.

A la hora de buscar una candidata, destaca la presencia de Simonne (Grand Daddy, 57 1/2), que está en un nivel interesante y busca volver a los triunfos fuertes, como supo disfrutar en sus tiempos de potrancas, cuando en la misma arena porteña en que competirá ahora se impuso en el Clásico Manuel J. Güiraldes (G3).

La representante del Stud Friends arrumó surtido en el plano jerárquico de un tiempo a esta parte, con el antecedente más fresco escoltando desde apenas medio cuerpo a Crhys Kissing (South Kissing) en el Handicap Potrizaris.

La cordobesa Ni La Ven (Qué Vida Buena, 53) viene de reencontrarse con la victoria en San Isidro ante War Princess (War Command) y ahora aspira a dar otro pasito adelante; Skylandia (Falling Sky, 53) ganó en dos de sus últimas 3 salidas y va por más; y Ever Chasing (Il Campione, 55) quedó apenas ventaja mínima detrás de Simonne en el Handicap Potrizaris. Todas son rivales de respeto.