Invicta desde hace un año y medio, se topa con un grupo de europeas de altísimo nivel

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- Nunca suele defraudar el Breeders’ Filly & Mare Turf (G1-2000 m, césped, US$ 2.000.000 de bolsa), y da la sensación de que su edición de 2019 no será precisamente la excepción a la regla. El siempre fuerte contingente de representantes europeas tendrá una preocupación gigante nuevamente con Sistercharlie, nacida en Irlanda y que inició su campaña en el viejo continente, pero que desde hace ya un tiempo largo es la referente de la categoría en los Estados Unidos.

La hija de Myboycharlie atendida por Chad Brown llega a Santa Anita Park para defender el título que ganó hace doce meses y envuelta en una serie de grandes labores y que no sabe de derrotas desde junio de la temporada anterior.

Sistercharlie invade los dominios de Vasilika (Skipshot), que vuelve a actuar en California después de quedar tercera en el First Lady Stakes (G1) de Keeneland. Con 18 victorias ya en su cuenta, marcará de cerca a la segura favorita para atacar con potencia en el derecho.

Las europeas meten miedo; mucho miedo. Iridessa (Ruler of the World) ganó el Pretty Polly Stakes (G1), el Matron Stakes (G1) y el Bet365 Mile Stakes (G1); Fleeting (Zoffany) suma arrimes ante Star Catcher (Sea the Stars) al por mayor; Billesdon Brook (Champs Elysees) conquistó las 1000 Guineas (G1) y el Sun Chariot Stakes (G1); Castle Lady (Shamardal) se llevó la última Poule D’Essai des Poulains (G1); y Villa Marina viene de ganar el Prix de l’Opera Longines (G1) la tarde del Prix de l’Arc de Triomphe (G1). Sin olvidar a Fanny Logan (Sea the Stars), de la mano de la dupla Frankie Dettori-John Gosden y con fresco disco en el Darley Pride Stakes (G3) de Newmarket…

Como si todo eso fuera poco, Mirth (Colonel John) no para de crecer, con la más fresca muestra al respecto en el Rodeo Drive Stakes (G1), hace un mes, triunfando con mucha categoría y mostrándose al frente prácticamente desde la partida.

Con semejante “recorrida”, puede confirmarse aquella sensación comentada en el comienzo de que la carrera no defradudará…