La hija de Sidney’s Candy se llevó el República de Panamá (G3), sobre la recta de arena pesada de Palermo

Campaña despareja pero valiosa la de Smeraldina, que en el viernes de Palermo encontró el mejor triunfo de su campaña. Sobre el barro, se impuso sin mayores problemas en el Clásico República de Panamá (G3-1000 m, arena), trepando varios peldaños en el ranking de las yeguas velocistas, una categoría que no tiene una líder definida y que se va rearmando poco a poco.

Curioso también que comenzó su campaña con los colores del Stud Rubio B., fue adquirida por el Stud El Pulpo y ahora tuvo un estreno perfecto con la chaquetilla del Haras Renanclaro.

Allá por mediados de 2018 se prendió en algunos turnos jerárquicos, pero luego entró en un bajón del que logró salir hace un mes, cayendo en el disco ante la estocada final de Diosa Pampeana (Mutakddim) en lo que fue el Clásico España (L). Confirmando el regreso a su mejor forma, ahora se hizo inalcanzable prácticamente desde el disco, llegando a la meta con 2 cómodos largos sobre Sugarreta (Sebi Halo), a la que molestó en la partida al abandonar los partidores cruzada hacia su izquierda.

Smeraldina corrió a la par de Sidney Emper (Sidney’s Candy), “metiendo pata” desde temprano con un veloz parcial inicial de 20s76/100, siempre según el cronómetro oficial. Ya por los 300 metros empezó a liquidar el pleito con su rival -no sin antes también “atenderla” al cruzarla- para luego desprenderse.

Abierta, y recuperada de su desafortunada suelta, descontó Sugarreta hasta conseguir la posición de escolta, con Sidney Emper conservando el último escalón del podio a 3/4 de cuerpo. Racing Seattle (Seattle Fitz), Melodía Pampa (Emperor Richard), Bolnica (Roman Ruler) y Beauty Shiner (Indygo Shiner) completaron el marcador, todo tras 55s45/100.

Favorita de $ 2,15, Smeraldina fue conducida por William Pereyra y está a cargo de Roberto Gregorio, haciéndose acreedora por su triunfo de suculentos 440.000 pesos, elevando su récord a 4 primeros sobre 15 salidas y sus ganancias totales a $ 1.263.760.

Criada por el Haras La Pasión, la ganadora del Panamá tiene por madre a Sharapova (Sunray Spirit), que logró 2 triunfos en su paso por las pistas y ya produjo otra ganadora en Sa Marina (Sixties Icon). Su abuela es Shirali (Southern Halo), madre del ganador clásico en el interior Shaggy (Bernstein) y de la placé jerárquica en los máximos Shillyshally (Editor’s Note).

En una de las líneas estadounidense de la familia de Forli (Aristophanes), y que fue reimportada a la Argentina por el Haras Don Arcángel a través de Bidder Slew (Seattle Slew), es el mismo pedigree del doble “Classic Winner” El Moisés (Manipulator) y de las recientes vencedoras clásicas Anacarsis y Angie, ambas por Angiolo.

A días nomás de cumplir los 5 años, Smeraldina encontró el rumbo que había perdido y va solidificando su figura dentro de una categoría siempre complicada como la de las velocistas. El tiempo la ayudará a seguir madurando y, paso a paso, tendrá la posibilidad de seguir creciendo.

Al margen, deberá correr con mayor prolijidad, pues ayer cualquiera de las dos molestias que se le advirtieron podría haber terminado quitándole una victoria que no debía escapársele.