El hijo de Interaction batió por medio cuerpo a Dantalion en el Especial Haras Vadarkblar

LA PLATA.- El rigor de Eduardo Ortega Pavón y el corazón de Sobre Action se combinaron para que el zaino volviera al triunfo en el Especial Haras Vadarkbar, una de las dos carreras que revistieron carácter jerárquico al cabo de la jornada de este martes en el hipódromo de esta ciudad.

No venía mostrándose en su mejor forma el hijo de Interaction y Sobriquet (Hennessy), aunque, justo es mencionarlo, dos de esas tres actuaciones por debajo de lo esperado habían sido en el Benito Villanueva (G2) y en el Gran Premio de las Américas – OSAF (G1).

De regreso a una categoría inferior y a una pista en la que vivió varios de sus momentos más trascendentes, ganando los clásicos Pedro Goenaga (G2), 25 de Mayo de 1810 (G2) y Jockey Club Argentino (L),  el actual pupilo de Diego Peña fue protagonista desde temprano, siguiendo el andar que mostró al frente el tordillo Mystery Man (Zensational) marcado a presión por Cocktail Designer (Indygo Shiner), junto con Es Pujols (Manipulator), uno de los favoritos.

Movió Ortega Pavón en el opuesto y ya en el codo empezó a presentarle lucha a Mystery Man, mientras más afuera aún Dantalion (Mutakddim) también se sumaba a la lucha. El líder abandonó la lucha por los 300 metros y fueron Sobre Action y Dantalion los que capitalizaron las miradas, con aquél volcando la balanza a su favor poco a poco hasta llegar a la meta con medio cuerpo en su favor y tras buenos 1m37s46/100.

A 2 cuerpos, Mystery Man mantuvo la tercera posición en meritoria gestión, con Pure Mirón (Pure Prize) completando la cuatrifecta al anca. Poco, en cambio, se vio de los mencionados Cocktail Designer y Es Pujols, clasificados séptimo y octavo, respectivamente.

Cría del Haras Futuro SRL. y defendiendo los colores del Stud Río Claro, Sobre Action pagó generosos $ 13,95 a ganador en la que fue la sexta conquista de su campaña, compuesta por apenas 23 actuaciones. Con 4 años, el zaino ya suma ganancias por 2.242.300 pesos en premios y da la sensación de que, si la salud lo ayuda, seguirá acercando alegrías a sus propietarios.