La hija de Holy Boss vuelve al ruedo después de casi 3 meses y se enfrenta con dos adversarias de las que deberá cuidarse

Cuesta todavía creer que el Hipódromo de San Isidro organice reuniones tan flojas en materia de calidad como la que ofrecerá esta tarde, cuando el juego ronde los números normales y justifique la ecuación. Pero, claro está, se debería esperar mucho más de una pista referencia del turf local, sudamericano y mundial, al menos el esfuerzo por tratar de realizar llamados algo mejores, tratando de captar caballos más competitivos.

Así las cosas, el Handicap Saint Simon (1400 m, arena), para yeguas desde los 4 años, será un bálsamo entre tanta carrera barata, habiendo reunido un lote de yeguas interesante, varias de ellas con antecedentes o “intenciones” clásicas, tal el caso de Sol y Boss (Holy Boss, 56 1/2), que después de casi 3 meses de ausencia vuelve al ruedo en pos de recuperar el tiempo perdido. La pupila de Roberto Pellegatta y Juan Saldivia salió de escena tras fallar en el Clásico Omega (G2), tras mantenerse invicta en sus 3 primeras salidas y cayendo luego por apenas medio pescuezo ante Girl On Fire (Cityscape) en el Clásico Melgarejo (L).

En su camino se cruza con dos rivales de riesgo como Deajuera (Treasure Beach, 53) y Lilica (War Command, 56). La primera, puntera rabiosa, va liviana y viene de llegar tercera en el Handicap Miss Linda a sólo 2 cuerpos de la embalada Simple Melodie (Endorsement), y la restante también sin ver acción desde el mencionado Omega y con la idea de recuperar la forma que la llevó a ganar de potranca el Clásico Bayakoa (L) o llegar tercera de Polvorada (War Command) en el Gran Premio 1000 Guineas (G1).

La topweight Girl On Fire (58), que supo ganarle a Sol y Boss, hace un tiempo que no se muestra en un nivel alto, pero a lo largo de su campaña dio varias muestras de categoría, por lo que la recomendación pasa por mantenerle el crédito abierto, mientras que desde las condicionales y con entusiasmo aspiran a dar la nota Fusionada (Heliostatic, 54) y So Pra Mim (Remote, 55), apoyándose además en que cargarán un peso intermedio, siempre una ventaja en este tipo de carreras.