Peruanos, brasileños y uruguayos ya están instalados en el Club Hípico de Santiago

El Longines Gran Premio Latinoamericano (G1) entró en su semana final y la historia comienza a tomar color. Durante el fin de semana llegaron los ejemplares peruanos, los brasileños y el uruguayo Fitzgerald (Put It Back) (foto), comenzando a darle vida a la Villa Hípica Internacional en el Club Hípico de Santiago.

Largaron los sueños de gloria continental, las charlas sobre cómo será la carrera; llegó el momento de los detalles, de corregir aquello sobre lo que todavía se está a tiempo y preocuparse por ver cómo los caballos visitantes asimilaron el viaje, una incógnita, siempre.

Para que el grupo esté completo restará el arribo de los argentinos, que sólo se producirá en la madrugada del miércoles, pues, como se publicó la última semana, el vuelo original se retrasó un día, episodio que fue tomado de forma bien distinta por los responsables de los representantes albicelestes. Los gritos de algunos se escucharon fuerte; otros no le dieron mayor trascendencia, incluso, hasta insinuando que puede ayudar…

En general todas las delegaciones llegaron en buena forma, aunque en temas físicos. Queda ahora, con el correr de los días, ver de qué forma se aclimatan, el otro eje central de cualquier viaje para competir al extranjero.

El Latinoamericano, cuya bolsa de premios será de 500.000 dólares, tendrá 16 ejemplares en los partidores y se correrá aproximadamente a las 19,30 hora de Santiago, y contará con televisación en directo por la cadena internacional ESPN, que enviará un equipo específicamente para la ocasión.

La 35ta. edición de la que hoy por hoy es la carrera mejor rentada del continente promete espectáculo grande, con muchos de los mejores de la región en la pista. Para Sudamérica, podría ser la anteúltima versión de la tan apreciada competencia que se disfrutará “en zona”, pues después de que pase por el Hipódromo de San Isidro en 2020, podría viajar, quizás definitivamente, hacia los Estados Unidos, más precisamente a Gulfstream Park, en Miami, donde ya la esperan con los brazos abiertos…