En San Isidro, la hija de Sebi Halo mantuvo su invicto batiendo por el pescuezo a la dura Queen Liz

Pasa el tiempo, pasan las carreras y para Sommerwind la historia parece tener un final cantado. La hija de Sebi Halo volvió este domingo al césped de San Isidro para alcanzar su quinto triunfo en igual número de salidas, quedarse con el Clásico Condesa (G3-1000 m, césped) y ratificar su posición como número uno de la especialidad entre las yeguas.

Es cierto que esta vez le costó más de la cuenta doblegar a una rival tan dura como Queen Liz (Lizard Island), pero la zaina criada por el Haras El Paraíso dio una muestra de coraje que hasta ahora no había tenido que rendir y parece haber quedado lista para intentar trepar al máximo plano, con el Gran Premio Suipacha (G1) a la vista.

Pablo Falero dejó a la gran favorita algo lejos en la primera parte, como es usual, esperando apelar a su impactante golpe de velocidad en las cuadras finales. Queen Liz, también como casi siempre, se mostró desde bien temprano al frente e intentó sacar las ventajas suficientes para ganar.

Por los 200 exigió el jockey uruguayo a Sommerwind y la pupila de los Cima empezó a estirarse para buscar seguir invicta, pero José da Silva con Queen Liz se “pusieron en difíciles” y resistieron hasta donde pudieron, claro. Sólo en la media cuadra final la sprinter del Stud Amanda M. alcanzó y dominó, imponiéndose por un margen de pescuezo, bastante más ajustado que los 3 cuerpos que había habido entre ambas en el Clásico Ocurrencia (G3), hace algunas semanas, aunque en terreno pesado. Linda Orpen (Orpen), como la vencedora con base en el Independencia de Rosario, quedó tercera a 3 largos.

En Brandha (Incurable Optimist), Sommerwind decoró su actuación con un buen tiempo de 55s96/100 y pasó una nueva prueba, quizás, la más complicada que debió rendir hasta ahora.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=WFIr1et5Z88[/embedyt]