El hijo de Starspangledbanner logró un excepcional triunfo en el mitín real, el cuarto de G1 de su campaña en 4 países diferentes

Diez años después de ganar el Prince of Wales’s Stakes (G1-2000 m, césped) con So You Think (High Chaparral) como jockey, Joseph O’Brien se dio el gusto de conseguir el primer éxito de su carrera como entrenador en Royal Ascot en esa misma competencia, de la mano de un State of Rest incansable, que unió ambos extremos con precisión y bajo una conducción perfecta por parte de Shane Crosse.

En una carrera que era presentada como una batalla entre el campeón japonés Shahryar (Deep Impact) y el ya bien conocido Lord North (Dubawi), vencedor hace 2 años en este turno, fue finalmente el talentoso hijo de Starspangledbanner y Repose (Quiet American) el que se llevó la gloria, dándole continuidad a un momento mágico y permitiéndole retomar la serie de victorias que había cortado con su tercero de Alenquer (Adlerflug) en la Tattersalls Gold Cup (G1) de The Curragh.

Un verdadero trotamundos, y ahora ganador de G1 en 4 países (también lo hizo en Estados Unidos, Australia y Francia), State of Rest encontró a los 4 años un nivel superlativo, y su triunfo en el Prince of Wales’s Stakes no hace más que colocarlo en la élite de la división.

El caballo del State of Rest Partnership fue capaz de mantener el ritmo en todo momento, llegando a la meta con 1 cuerpo de ventaja sobre el favorito Bay Bridge (New Bay), mientras Grand Glory (Olympic Glory) terminaba tercero a otros 2 1/4 largos.

El japonés Shahryar nunca tuvo ímpetu para llegar cuarto, sólo delante de un Lord North que fue protagonista de un hecho curioso en la partida, cuando Frankie Dettori, su jockey, no pudo quitarle la careta a tiempo para tener ambos una salida a destiempo, entregando ventajas gigantescas en este nivel.

“Fue una conducción brillante por parte de Shane. State of Rest es un caballo muy duro y después de una larga con su jockey decidimos emplear la táctica que vieron. Fue un triunfo muy especial, por el que esperamos mucho tiempo. Tuvimos antes muchos caballos que corrieron bien aquí, pero ganar un Prince of Wales’s es distinto a todo. State of Rest le probó a todos lo bueno que es, versátil”, contó Joseph, uno de los hijos de Aidan, el célebre preparador de Coolmore.

El jockey Shane Crosse, en tanto, que también se dio el gusto de alcanzar su primer “disco real” en un G1, expresó: “El plan era no complicarnos teniendo largada 1 en un lote tan breve. Lo cierto es que en el lapso de un año el caballo ha conseguido muchas cosas importantes. Lo hizo todo y yo estoy particularmente caminando en la luna. Ya venir y participar de una carrera así es un sueño, pero correr un caballo de este nivel es como demasiado”.

Previo ganador del Saratoga Derby Invitational Stakes (G1) en Saratoga, del MVRC Cox Plate (G1) en Moonne Valley, y del Prix Ganay (G1) en Parislongchamp, State of Rest fue la figura en el segundo día del mitín 2022 de Royal Ascot, el del Jubileo de platino.

Todos sabían que era un buen caballo, pero a partir de ahora comenzará a mirárselo todavía con más respeto en los 2000 metros y sus alrededores, con un panorama por delante como para pensar en que cualquier objetivo grande es posible. El Juddmonte International (G1) en York puede ser una gran oportunidad para consolidarse, y mucho más todavía si, como se aguarda, allí corra Baaeed (Sea the Stars)…