Ganó por 8 cuerpos el Clásico Latency en San Isidro y llegó a 8 festejos en el calendario, 7 de ellos clásicos

No ganó ni la Polla ni el Nacional, pero negar que Storm Dynamico es uno de los mejores potrillos de la temporada, sería faltar a la verdad. El generosísimo hijo de Dynamix concluyó este viernes en el Hipódromo de San Isidro una temporada maravillosa ganando con lujos el Clásico Latency (L-1200 m, arena húmeda), el turno más trascendente de la fecha.

Caballo bárbaro el zaino, de esos difíciles de encontrar, casi, casi que el sueño de cualquier propietario. Otra vez fue imparable, ahora para vencer por 8 cuerpos al experimentado Tamagochi y en la gran marca de 1m11s1/100, sobre una cancha que se mostró bastante complicada.

Rápido estuvo adelante el zaino que guía siempre Mariano Joel López, que luchó un ratito con Regalo del Cielo (Roman Ruler), empezó a abrir diferencias en el codo y se encomendó rumbo al disco sin más trámite en el derecho, moviéndose siempre ligero, bajo parciales de 24s3/100 y 46s91/100 para los 400 y 800 metros iniciales. Tamagochi hizo lo que pudo, pero fue estéril, mientras que el resto terminó a una cuadra, con Regalo del Cielo en tercero a 15 largos.

En el balance de 2019, Storm Dynamico ganó en 8 de sus 11 salidas, con tres terceros decorando su trayectoria. Ningún otro caballo ganó tantas competencias (con un asombroso 72,7 por ciento de efectividad) y también es líder en materia de clásicos, pues se impuso en 7 durante el período, uno más con respecto a los que sumó la potranca Chic Nistel (Van Nistelrooy).

Con Si se agrega la victoria que consiguió debutando a los 2 años en uno de los turnos clasificatorios del Clásico Precoces de La Plata -llegaría luego segundo en la final-, su récord general habla de 9 éxitos en 13 gestiones, totalizando 3.388.000 pesos en premios, unos 260.615 por cada vez que salió a la pista.

Los números son contundentes y, sin duda alguna, Storm Dynamico debe considerarse como uno de los mejores potrillos del año. Quizás, hasta alguno se anime a postularlo para los Premios Carlos Pelllegrini. Si allí se entregara una distinción al corazón, sería una fija…