A sus 8 años ganó por tercera vez la Yorkshire Cup (G2) en York, donde marcha invicto en 6 salidas; además, se convirtió en el caballo que más clásicos de grupo ganó en Europa

YORK, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Stradivarius volvió, ganó e hizo historia. En realidad, agigantó su leyenda, la de ese caballo formidable, con pulmones de acero y físico incansable. El socio de Frankie Dettori y John Gosden en tantas aventuras geniales, en una senda que a sus 8 años parece no estar dispuesto a abandonar.

Ahora con 20 triunfos y 18 de ellos en el plano de las carreras de grupo, cifra jamás alcanzada por nadie más en la historia y que superó los 17 que ostentaba junto con el francés Cirrus des Aigles (Even Top), el alazán ya es legendario, sumando este viernes un tercer triunfo en el Paddy Power Yorkshire Cup (G2-2800 m, césped), sobre la pista de York en la que mantiene un récord inmaculado de 6 en 6.

Campeón de todos los colores, el hijo de Sea the Stars no la tuvo fácil, pues el desarrollo no ayudó a su característica de atropellador, encontrándose de los 200 metros al disco con un adversario dispuesto a no entregarse como Thunderous (Night of Thunder), al que terminaría superando por 1 cuerpo tras 2m58s33/100 sobre cancha buena, con Tashkhan (Born to Sea) completando el podio a 2 cuerpos.

“Estoy emocionado”, soltó primero Dettori mientras paseaba a Stradivarius frente al muchísimo público que se acercó a York para verlo. “Corrió bárbaro y me sorprendió, porque me llevó a entrar en carrera antes, así no tuve opción. Los Gosden son genios, porque tuvieron que cambiar cosas para mantenerlo interesado en competir. Lo trabajaaron de atrás y de adelante, lo cambiaron de lugares… Creíamos tenerlo en forma, pero hasta el momento del esfuerzo nunca se sabe. Todavía estoy tratando de contener las lágrimas…”.

John Gosden, en tanto, explicó: “Es un caballo único. Se paró de manos cuando lo ensillábamos y si ve una yegua hace su show, pero cuando llega la competencia se focaliza y hace lo de siempre. Para haber ganado más clásicos de grupo que ninguno en Europa, algo tiene que tener… Ahora, si la cancha no se pone pesada, el plan es ir directo a Royal Ascot para la Gold Cup (G1)”. Será, sin dudas, otro gran momento para el turf mundial.