El potrillo salió de perdedor en su cuarta salida y la yegua (foto) cosechó su cuarto triunfo

Con una oferta total de 13 carreras, el Hipódromo de San Isidro recaudó este miércoles 31.852.169 pesos, cifra algo más baja con respecto a la que se venía logrando las fechas anteriores de entre semana y, quizás, primeros coletazos del enorme alza en los casos de Covid-19 y que provocó nuevas restricciones de circulación en la Argentina.

Hace 7 días, con 14 competencias, el juego había sido de 36.226.946 pesos. Como es de público conocimiento, pese a las promesas y a que “en septiembre ya estaba listo”, el hipódromo del Jockey Club (como tampoco La Plata…) no cuenta con una plataforma de juego online, vital para estos momentos y que sí logró desarrollar el Hipódromo de Palermo hace unos meses: Beturf.

En la cancha, al margen del Clásico Vale Dori, en el inicio se corrió el Premio Valid Ride, para potrillos de 3 años perdedores y con 1400 metros de recorrido en la arena normal. Sorpresa grande fue la que dio Strong Winning, batiendo por 1 1/2 cuerpo al favorito Dixie Zen (Zensational). Conducido por Lautaro Balmaceda, el hijo de Winning Prize y Naciente (Louis Quatorze) hacía su presentación en manos de Omar Labanca, tras fallar en sus dos labores previas, tras debutar con un promisorio segundo lugar. El tiempo de la carrera fue de 1m21s58/100.

Otro turno que le escapó a la mediocridad fue el Premio Valextra (1100 m, arena), para yeguas desde los 5 años y con dos o tres éxitos en su haber, donde respondió la favorita Lucretia, haciendo pesar sus antecedentes para vencer por 2 cuerpos a The Best Island (Lizard Island) y en la excelente marca de 1m2s66/100.

Preparada por Elvio Ramón Bortulé y con Osvaldo Alderete en sus riendas, la defensora del Stud Rivica fue criada por el Haras Tiveres y es una hija de E Dubai y Little Goose Girl (Dixieland Band), cuya campaña ahora habla de 4 festejos en 20 presentaciones y un par de segundos jerárquicos, como los que consiguió en el Clásico Tristeza Cat y en el Handicap Tiny.