El ganador de la Dubai Gold Cup (G2) en marzo se lució en Ascot; el campeón quedó cuarto con algunos problemas de tráfico

BERKSHIRE, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- El sueño por alcanzar el récord de Yeats (Sadler’s Wells) y ganar por cuarta temporada seguida la Ascot Gold Cup (G1-4000 m, césped de bueno a firme) no pudo ser para el campeón Stradivarius. Volando algo más bajo de lo previsto, con algunos imprevistos en materia de tránsito, el alazán quedó cuarto de un superlativo Subjectivist, que se mostró en Royal Ascot con la misma contundencia que cuando a fines de marzo se llevó la Dubai Gold Cup (G2), en Meydan, Emiratos Arabes Unidos.

El galope firme del hijo de Teofilo y Reckoning (Danehill Dancer) fue imparable desde el momento en que tomó la punta antes de llegar la recta final, allí donde el favorito de todos quedaba tapado junto a los palos, sin encontrar espacio para progresar. Mientras el nuevo líder abría diferencias terminantes, Stradivarius intentaba remontar la cuesta por los palos, ya libre, pero sin ese cambio de ritmo que lo llevó a la cima.

Por contundentes 5 cuerpos le ganó Subjectivist a la yegua Princess Zoe (Jukebox Jury), con Spanish Mission (Noble Mission) en tercero a medio largo y el crack quedando sólo cuarto a 1 3/4 más; podría haber sido segundo, pero no dio la impresión de que su nivel le podría haber alcanzado para llegar al récord.

Lo de Joe Fanning en las riendas del caballo que costó sólo 62.000 guineas cuando se lo vendió en Tattersall October de 2018 fue impecable, trayéndolo siempre ahí cerquita y aprovechando sus pulmones al máximo en el momento preciso. Y ni que hablar el trabajo de Mark Johnston en su preparación. Para el cuidador fue su cuarta conquista en la World Cup, después de llevarse la versión de 1995 con Double Trigger (Ela-Mana-Mou) y las de 2001 y 2002 con Royal Rebel (Robellino).

“Tenía más esperanza que confianza, pero creo que era el mejor caballo con el que enfrenté a Stradivarius. Tuvo unos problemas después de Dubai, y lo lógico hubiera sido que corriera una más entre ambas actuaciones. Estoy triste por Stradivarius, porque a todos nos duele cuando un campeón pierde, pero creo que todos debemos estar orgullosos de lo que hizo”, contó Johnston.

Subjectivist es hermano materno de otro buen fondista como el G2 Sir Ron Priestley (Australia), en el mismo pedigree materno de Heliostatic (Galileo), padrillo de buenos resultados en Argentina desde Santa María de Araras.