El hijo de Seek Again que crió el Haras Carampangue corrió la carrera de su vida en Turffontein para sumar su primer éxito de G1

Como en los viejos tiempos un caballo nacido en la Argentina ganó una prueba de G1 en Sudáfrica. Allí donde Empress Club (Farnesio), Potomac (Liloy) o Ilustrador (Cipayo) dejaron un recuerdo imborrable hace algunos años, ahora es Puerto Manzano el que hace brillar nuestra bandera bien arriba.

En una actuación en la que le sobró coraje, el hijo de Seek Again se quedó con la copa de la Summer Cup (G1-2000 m, césped), la “Carrera de la Gente”, como se la dio por llamar, ratificando todo lo bueno que venía de hacer en sus gestiones previas y llegando a ese festejo de máxima escala que ya había intentado conseguir en otras oportunidades, aunque sin suerte.

Con Keagan de Melo en sus riendas, el zaino preparado por Johan J. Vuuren corrió casi siempre desentendido más allá de la mitad del lote y por dentro, esperando el derecho para entrar en acción. Cuando enfrentaron las tribunas, su acción no entusiasmaba demasiado, pero fue el momento donde sacó a relucir toda su clase, empezó a descontar y por los 100 metros logró por fin tomar contacto por la delantera.

Lejos de estar liquidada la cuestión, apareció atropellando Safe Passage (Silvano), uno de los máximos favoritos, que se arrimó violentamente. Sin embargo, Puerto Manzano se estiró al máximo para contenerlo por medio pescuezo, con Aragosta (Rafeef) en tercera posición, todo tras 2m2s23/100.

Lejos estuvo de ser sorpresa la actuación de Puerto Manzano, que venía destacándose desde hacía tiempo en el contexto de los caballos mayores en Sudáfrica, ganando el Jubilee Stakes (G3), además de haber sido segundo en el Horse Chestnut Stakes (G1) y tercero en el Premier’s Champions Challenge (G1). En su salida más reciente, el zaino había terminado como escolta en el Allied Steelrode – OnemissionMile (G2).

Puerto Manzano es el tercer caballo nacido en la Argentina que gana la importantísima Summer Cup, después de las victorias que consiguieron El Picha (Tough Critic) y Eventuail (Candy Stripes), en 1999 y 2002, respectivamente, sin olvidar el triunfo de la brasileña Ilha da Vitoria (Candy Stripes).

Puerto Manzano es el segundo producto por Seek Again (Speightstown) que vence en el plano de los G1, después de que Irwin se alzara la última temporada con los grandes premios Polla de Potrillos (G1) y Nacional (G1).

La madre del héroe del día en Turffontein es Posera (Orpen), vencedora en 2 ocasiones en San Isidro y que ya había producido al destacado Puerto Real (Pure Prize), Campeón 2 Años Macho de 2017 y ganador del Gran Premio Estrellas Juvenile (G1) y del Clásico Raúl y Raúl E. Chevalier (G1). Posera es hermana maternade Patagonia Vieja (Salt Lake), que supo vencer en el Clásico Arturo A. Bullrich (G3) de La Plata.

Durante décadas la Argentina fue referencia para los hípicos sudafricanos, exportándose hacia allí muchos de los productos más caros de los haras nacionales. Sin embargo, se había perdido en parte la plaza ante el avance del turf australiano y de la mejora en la cría local.

Sin embargo, ahora Puerto Manzano revive aquél viejo idiolo, hace brillar nuevamente a los caballos argentinos a nivel internacional y con su victoria quizás reabra en parte la puerta que parecía totalmente cerrada, como parte de una temporada en la que los colores celeste y blanco han tenido excelente resultados en el plano internacional.

https://www.youtube.com/watch?v=Vqdw8Lhul58