En una actuación notable, el hijo de Zensational se deshizo con enorme facilidad de un grupo de rivales de categoría

Lo que muchos sostenían “desde la impresión”, ahora Strategos lo confirmó en la pista: es el caballo más ligero de la Argentina. Ya recupero de los problemas físicos que lo sacaron de escena la temporada anterior, el tordillo fue una saeta en el Gran Premio Suipacha (G1-1000 m, césped), deshaciéndose de un grupo de los más exigentes que puedan conseguirse dentro de la categoría como si se tratara de rivales menores.

Ya cuando reprisó en Palermo llevándose un handicap por lo que quiso había quedado la sensación de que lo pensado podía trasladarse a resultados, aunque el regreso al plano clásico serviría para despejar la única duda que rodeaba la historia: la de su tema con el sangrado, el que lo mandó a boxes después de ganar bárbaro el Clásico Refinado Tom (L), en septiembre de 2019.

Y vaya si demostró estar con los 10 puntos. Invicto desde que quedó radicado en el Campo 2 de San Isidro en las manos de Nicolás Martín Ferro, el hijo de Zensational no tuvo ningún tipo de problema en defender su amplio favoritismo, dominando en la impresión siempre y en la práctica desde los 500 metros, y desandando la segunda mitad del recorrido como si fuera una partida cómoda en una mañana soleada.

Tras parciales de 23s18/100 y 44s84/100 para los 400 y 800 metros iniciales, Strategos remató en 11s y moneditas para establecer un tiempo de 55s88/100 y ganarle por 5 cuerpos a Hosarsiph Joy (Fortify), que atropellando desde el fondo se quedó con la posición de estolta. A 1 1/2 largo, Elogiado (Archipenko) nada pudo hacer esta vez para llegar tercero, mientras la yegua Princesa Lake finalizaba quinta, ahí nomás.

Criado en sociedad entre los haras La Pasión y Ojos Claros, Strategos portó la chaquetilla de esta última divisa, la misma que lució en nuestro país Candy Ride, no casualmente, su abuelo materno.

Maduro, con 5 años, el tordillo exhibe ahora una campaña que habla de 7 victorias en 11 salidas, habiéndose destacado antes también en la media distancia, lo que habla de su notable capacidad. Que hoy sea el caballo más veloz de la Argentina no quiere decir que sólo se trate de un sprinter.

Hay muchos casos de caballos que estaban para otras distancias terminándose destacando en el derecho para prevenir sufrimientos físicos. Y vale la pena recordar apenas uno: Not for Sale (Parade Marshal), que terminó ganando G1 en la recta por sus manitos frágiles.

Strategos es crack. Quedó claro.