El tordillo de Firmamento había terminado en un positivo cuarto lugar el sábado último, pero lo que vino fue negativo…

Mientras que no se reportaron problemas en el post carrera para Niño Guapo (Catcher In the Rye) y El Musical (Il Campione), 1-2 en el Gran Premio Nacional (G1) del sábado último en el Hipódromo Argentino de Palermo, el que no salió bien de la carrera fue Super Cocktail, que había redondeado una buena labor quedando cuarto a 9 1/2 cuerpos.

Según contó Ezequiel Valle, parte del equipo del stud-haras Firmamento, “Por desgracia, el potrillo hizo un esguince de rodilla y, además, se magulló el cartílago en las 3 articulaciones del carpo. Ahora se irá al campo a descansar y la recuperación demandará varios meses”. El tordillo fue activo participante en el desarrollo, corriendo siempre cerca y avanzando por dentro en el codo para ir a buscar la victoria, lo que le terminaría costando la tercera posición.

Al cuidado de Carlos D. Etchechoury, Super Cocktail había salido de perdedor en gran forma y sobre los 1800 metros de arena el 13 de agosto último, superando por 1 1/2 cuerpo a Irwani (True Cause), rival que luego ganaría dos pruebas consecutivas sobre el césped de San Isidro, y en la excelente marca de 1m46s72/100.

Tras esa gestión, en su debut en el plano clásico, escoltó desde 6 cuerpos a Niño Guapo en el Clásico Eduardo Casey (G2), ahora sobre 2200 metros, actuación que le garantizó un lugar en el Gran Premio Nacional.

En Cocktail Attire (Distorted Humor), Super Cocktail es hermano materno de Catch the Cocktail (Catcher In the Rye), que ganó el Gran Premio Selección de Potrancas (G1) platense en su versión de 2015 antes de ser exportada hacia Japón para incorporarse a la reproducción.

No quedará otra que esperar por la recuperación de Super Cocktail en Firmamento, un potrillo sobre el que siempre se tuvieron expectativas.