El caballo argentino de propietario peruano y conexiones chilenas desquitó en su segunda salida en USA y ahora podría tener un objetivo gigante a fines de enero en los Estados Unidos

Por Néstor Obregón Rossi

Super Corinto (Super Saver) terminó hermanando en un solo grito a las hípicas de Argentina, Chile y Perú con su laborioso triunfo de este jueves, en un allowance optional claiming de US$ 72.000, disputado en la arena de Gulfstream Park, sobre 1.700 metros.

Gran favorito desde que se abrieron las jugadas, el caballo criado por ell Haras Firmamento, del país albiceleste, que defendió los colores de la caballeriza rimense Jet Set y que tuvo en Héctor Isaac Berríos como jinete, y Amador Sánchez y Juan Suárez como la dupla de entrenadores, se puso el overol para construir una victoria que, sobre el papel, apuntaba a ser más cómoda.

“Sí, debo confesar que me asusté un poco cuando en la curva final vi que el puntero se ponía difícil”, dijo Amador Sánchez sobre la victoria del caballo que recibió en su corral de Gulfstream Park, desde que éste llegó a Miami luego de vencer a O’Connor (Boboman) en el Gran Premio Hipódromo Chile (G1). “Pero cuando sacó un segundo aire y empezó a luchar hasta el final, me sorprendí de su valentía. Es un caballo con mucha clase”, apuntó.

Tras el triunfo, las conexiones del castaño recibieron la invitación para que esté presente en la Pegasus World Cup (G1-1800 m), del próximo sábado 28 de enero y que tendrá una bolsa de 3 millones de dólares. La formalización se hará en los siguientes días. Según se supo, esta victoria en los Estados Unidos, junto a su triunfo en el mencionado Hipódromo Chile y su placé en el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1), le dio al pupilo del Stud Jet Set todo el respaldo para estar presente en el primer Grand Slam hípico del año próximo.

La carrera apuntaba a ser más sencilla, pero al frente Super Corinto tenía como serio rival a Mish (Field Commission), un tordillo muy veloz que aprovechó su colocación pegado a los palos para salir a comandar la competencia.  

Sorprendió, en ese sentido, que Berríos también buscara quedarse con el comando antes de la primera curva. “Le pregunté a Héctor qué quiso hacer, porque no estaba en los planes tomar la delantera, pero me dijo que como lo vio tan rápido, por un segundo, dudó en llevarlo a la punta”, confesó Sánchez. Ya en la recta opuesta y al cabo de violentos 23s78/100, el puntero controlaba el lote y Super Corinto, por una tercera línea, nunca dejó de presionarlo, haciendo correr a Mish, pero también desgastándose.

Fue cuando entraron a la última mitad de carrera y luego de pasar los primeros 800 metros en 47s73/100, que los allegados al favorito empezaron a sufrir, cuando el puntero -lejos de ceder- se escapaba dos cuerpos. Fue cuando Berríos demandó a fondo a Super Corinto, con la finalidad de que el caballo reaccionara.

En la recta, Mish se dio el lujo de girar abierto la curva, tapándole el espacio al hijo de Super Saver. Allí salió la clase de “Tito” para insistir por el sector más incómodo y usar todos los recursos para hacer que su conducido pudiera rematar. El pupilo del Jet Set respondió. Hizo el cambio de manos, tomó un segundo aire y pudo emparejar la línea a 150 metros de la meta. 

Cuando quebró la resistencia de Mish, ya no había pierde. “Héctor me dijo que cuando agarr´´ó el impulso, el caballo ya no quería dejar de correr. Es más, si corrían 200 metros más, se desprendía”, agregó Amador Sánchez. Interesante dato teniendo en cuenta que Clapton (Brethren), el caballo que le había llegado a 7 cuerpos la vez anterior, ahora fue duro rival en la recta y le puso presión en los tramos decisivos, rematándole a medio cuerpo, tratando de pescar en río revuelto. 

Super Corinto marcó el tiempo de 1m43s25/100 para los 1700 metros y alcanzó su quinto triunfo en ocho presentaciones, elevando sus premios a US$ 141.598.