El hijo de Super Saver se impuso por 9 cuerpos sobre Roman Pleasure y ahora lleva dos discos jerárquicos consecutivos e ilusiona…

La evolución de Super Inter continúa, y a su ajustada pero interesante victoria de hace algunas semanas en los 2000 metros del Clásico Italia (G3), le sumó este lunes una muy cómoda conquista en el Clásico Carlos Gardel (L), ahora sobre 18 cuadras, pero siempre en la arena del Hipódromo Argentino de Palermo.

El hijo de Super Saver, que animó sin suerte varios clásicos selectivos, encontró a sus 4 años un nivel alto de rendimiento e ilusiona con muchas más alegrías. Bajo escala de peso por edad, para el alazán todo resultó muy sencillo dentro de un turno que dominaba claramente desde la previa.

Con Francisco Leandro en sus riendas, el favorito persiguió por algunos segundos a Panucho (Treasure Beach), para tomar la punta al promediar el opuesto y, de allí en más, comenzar a dominar la contienda. En la recta apareció abierto Roman Pleasure (Roman Ruler) tratando de arrimarse, pero aceleró el puntero y se desprendió como si recién largaran para sacarle 9 cuerpos en el disco a aquél rival, con Panucho en tercera posición a otros 2 y el resto en otra dimensión, todo tras 1m46s83/100.

A propósito de los tiempos, ya es hora que en Avenida del Libertador y Dorrego se solucione el temita de los parciales. Según el “teletimer”, pasaron los 400 metros iniciales en 21s68/100, los 800 en 44s30/100, los 1200 metros en 1m8s26/100 y la milla en 1m33s35/100. Según esos datos, Nicolás Martín Ferro, preparador del caballo del Stud Disco Eterno ya debería estar sacándole pasaje para anotarlo contra Flightline (Tapit) en el Breeders’ Cup Classic (G1)…

Criado por el Haras Firmamento, Super Inter dio un salto de calidad importante y se va mostrando como un nombre bien interesante pensando en el primer semestre del año próximo, cuando los 2000 metros porteños son figura excluyente, con la mira en el Gran Premio República Argentina (G1), del 1 de mayo.

Super Inter es la mejor cría producida hasta el momento por Intermitencia (Grand Slam), ganadora en San Isidro y cuya abuela no es otra que la recordada Inimitable (Farnesio), propia hermana del formidable Intérprete, crack en las pistas y en el haras desde la padrillera del Haras El Paraíso.