El hijo de Super Saver criado por el Haras Firmamento se impuso por demolición en el Derby Nacional (G1), este domingo

El potrillo argentino Super Nao estuvo imparable en la arena de Monterrico para ganar por escándalo el Derby Nacional (G1-2400 m, arena) y convertirse en el octavo ganador de la Triple Corona en Perú. Toda la contundencia que le había faltado cuando se impuso en la Polla de Potrillos (G1) y en el Clásico Ricardo Ortíz de Zevallos (G1) la encontró ahora el hijo de Super Saver nacido en el Haras Firmamento, en una gestión que lo mostró mejor que nunca.

Fue implacable el zaino del Stud Ju Ya, en una carrera que no tuvo equivalencias, pues la dominó prácticamente principio a fin, mostrando una adaptación a la milla y media envidiable, apoyada en su pedigree que mezcla nombres excepcionales como los de Super Saver por arriba y Giant’s Causeway por línea materna.

Con José Reyes en sus riendas, Super Nao largó desde la puerta más lejana a la baranda, y ya de arranque mostraba ánimos para ir hacia adelante. Con 300 metros recorridos ya estaba al frente, se relajó galopando y manejó los tiempos a placer. Tras parciales de 48s32/100, 1m16s13/100 y 1m43s63/100 para los 800, 1200 y 1600 metros, respectivamente, encaró la recta final con «el tanque lleno» y el resto fue mucho más sencillo de lo esperado.

Suleiman (Southdale), que lo persiguó desde la partida, intentó acercársele, pero bastó con que Reyes batiera sus brazos para que Super Nao se desprendiera hasta acumular en el disco 6 terminantes cuerpos sobre aquél rival. A otros 8 1/2, el también argentino Matías Ignacio (Fortify) completó la trifecta delante de su compatriota Eliitas (Catcher In the Rye), que completó el brillante 1-3-4 para la cría albiceleste.

Gran favorito, Super Nao es preparado por Alfonso Arias Rodríguez, que realizó un gran trabajo con el potrillo, ahora dueño de 4 conquistas en 6 salidas, en una campaña que lo vio también ser segundo en el Clásico Hipódromo de San Felipe (L) y tercero en el Clásico Luis Olaechea du Bois (L), cuando debutó. Super Nao tiene por madre a Royal Top (Giant’s Causeway), lo que lo hace hermano materno de la placé clásica Royal Top Sea (Seattle Fitz) y de la notable Reina de Mollendo (Mastercraftsman), que fue una de las mejores potrancas de 2020 en Monterrico, donde se impuso en el Clásico Pamplona (G1) para el Stud Arriba Arequipa.

Ahora para el seguro campeón 3 años macho de la temporad la cita podría ser en el Gran Premio Nacional Augusto B. Leguía (G1), que se correrá a mediados de diciembre sobre 2800 metros en el pasto. O, directamente, empezar a pensar en una posible participación en el Longines Latinoamericano (G1) de 2022 en el Hipódromo Chile.

La jornada de domingo en Lima incluyó también el Clásico Postín (G2-2400 m, césped), gemelo del Derby Nacional, pero sobre la otra superficie, y donde Nazra (Yazamaan) postergó por 1 1/2 cuerpo a Super Turco (Super Saver), argentino al igual que Etico Hit (Hit It a Bomb) y The Best Rimout (Remote), que quedaron tercero y cuarto respectivamente, con márgenes de 1 1/2, 2 y medio cuerpo. Carlos Trujillo se lució con el defensor del Stud Patriots y que presentó Freddy Chamy, su propietario.

La semana clásica en Monterrico había arrancado el sábado con el Asociación Nacional de Criadores y Propietarios de Caballos de Paso, que sobre 1000 metros y en el césped midió caballos desde los 3 años. En un grupo numeroso, la gloria quedó para Amaia (Fire On Ice), que guiada por Martín Chuan se adelantó por cómodos 5 1/4 cuerpos a Monna Bell (Flanders Fields).