El Derby Winner es una de las figuras entre los padrillos con su primera generación aquí corriendo en 2021; la presencia del Jefe de Raza en su pedigree, una afinidad interminable con Argentina…

Entre los padrillos cuya primera generación hizo su debut en las pistas nacionales durante la actual temporada son varios los que se vienen mostrando generosos, con proyección, pero quizás pocos lo han conseguido con la contundencia que lo viene haciendo Super Saver, el Kentucky Derby Winner que sirvió por dos temporadas en el Haras Firmamento y que luego quedó radicado en Turquía, adquirido por el Jockey Club local.

Caballo de carrera de enorme categoría, sus hijos fueron creciendo en sus desempeño conforme pasaron los meses y trepaban las distancias, para disfrutar en las últimas dos semanas de varios resultados que lo catapultaron a la cima de la estadística nacional de “freshman sires” -y en la referente a la camada 2018 general…-, más allá de que algunas de esas conquistas llegaron fronteras afuera, como la que alcanzó Super Nao en el Clásico Polla de Potrillos (G1) de Monterrico, en Perú.

En lo que a nuestro país se refiere, son 30 las crías del reproductor que ya corrieron, con 13 de ellas habiendo conseguido al menos una victoria y los nombres destacados de Lindalevesolta, vencedora en el Gran Premio Estrellas Juvenile Fillies (G1), y de Beatle Francés, que el viernes último se impuso en el Clásico Coronel Miguel F. Martínez (G3). Aunque a esa lista hay que sumar a los placé graduales Super Zan, Super Bijou y Super Inter. Padre de Letruska, la mejor yegua de la actualidad en los Estados Unidos, y también del G1 Happy Saver, Super Saver exhibe una particularidad con su producción en Argentina y es que cada uno de los triunfos de sus hijos llegaron en pista de arena, ya sea en Palermo, en San Isidro o en La Plata, lo que marca mucho más que una tendencia.

Los datos sobre la generosidad de Super Saver son elocuentes, y no parecer ser precisamente una casualidad que en su pedigree aparezca el nombre de un Jefe de Raza que aquí dejó y deja huella, quizás como ha pasado en muy pocos países. Se trata de Caro, el inolvidable tordillo irlandés y que es el abuelo materno de Maria’s Mon (Wavering Monarch), el padre del reproductor cuya última generación aquí está siendo comercializada por Firmamento durante 2021.

Ganador de la Poule d’Essai des Poulains (G1), del Prix d’Ispahan (G1) y del Prix Ganay (G1) y Campeón Caballo Adulto de 1971 en Francia, Caro produjo 77 ganadores clásicos (un 12,5 por ciento), entre ellos campeones como Winning Colors, Dr. Carter, Crystal Palace, Cozzene o Tejano. 

Su línea paterna hoy se sostiene apenas con algunos desprendimientos de Cozzene, como el caso de Mizzen Mast en Juddmonte Farm de los Estados Unidos, y también aquí, donde sus hijos Ringaro y Parade Marshal fueron brillantes en el haras. Aquél encontró continuidad de la mano del sprinter Punk en Brasil, y este último vio brillar a Not for Sale, que a su vez produjo a Asiatic Boy, campeón en las pistas y que sigue padreando, ahora en la La Mission Robles, con varios G1 en su cuenta. En Argentina también tuvo un gran rendimiento con limitadas oportunidades Lasting Approval (With Approval) y hoy por hoy aparece entre los freshman sires Full Mast (Mizzen Mast), otro “nuevo” que pinta bien. Sin olvidar que hace un par de años el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) fue ganado por Nao da Mais, hijo de T.H. Approval, otro With Approval.

A la manifiesta generosidad de Super Saver en la cabaña se le suma la afinidad genética que todo lo referente a Caro encuentra en nuestro medio, en un combo que muestra al Derby Winner como una aparición importante, más allá de lo lamentable que únicamente haya dejado dos generaciones…