Con la chaquetilla de Godolphin fue el mejor caballo adulto de 1997 y 1998 en Inglaterra, venciendo 2 veces en el King George VI, en el Irish Champion Stakes y en el Coronation Stakes

GEORGETOWN, Kentucky (Especial para Turf Diario).- El de ayer fue un día triste para todos en Old Friend Farms, la cabaña donde muchos campeones del turf mundial pasan sus días de retiro. Con diferencia de apenas unas horas debieron ser sacrificados los campeones Swain (Nashwan) y Dumaani (Danzig), dos de los cracks que la última temporada desembarcaron allí procedentes del Shadwell Farm, tras la muerte del Sheikh Hamdan, propietario de ambos. Los dos enfrentaban serios problemas de salud, lógicos para su muy avanzada edad.

Dumaani, que contaba 31 años,  fue un muy buen caballo de pistas, pero no del tamaño de Swain, que con 30 primaveras, era una de las grandes atracciones aquí, integrante de la “nobleza” del turf y un campeón con todas las letras, un verdadero ídolo de las pistas, que a mediados de la década del ’90 llenó de gloria la chaquetilla de Godolphin, del Sheikh Mohammed, que también fue su criador.

Preparado por Saeed bin Suroor, y con Frankie Dettori como su gran socio, Swain ganó en 10 de sus 22 salidas, conquistando 3 de las carreras más importantes del planeta y desparramando su talento por Inglaterra, Irlanda, Francia, Estados Unidos y los Emiratos Arabes Unidos.

Swain llegó invicto al Prix de l’Arc de Triomphe (G1) de 1995, tras una seguidilla que lo vio vencer en el Prix dy Lys (G3), en el Prix de Reux (L) y en el Grand Prix de Deauville (G2). La temporada siguiente sumaría el Coronation Stakes (G1) de Epsom y el Prix Foy (G2), para en 1997 y 1998 brillar como nunca antes. 

Dio doblete en el King George VI & Queen Elizabeth Stakes (G1) de Ascot, y también se impuso en el Irish Champion Stakes (G1), cerrando su campaña quedando tercero de Awesome Again (Deputy Minister) y Silver Charm (Silver Buck) en el Breeders’ Cup Classic (G1) de Churchill Downs donde participó el argentino Gentlemen (Robin des Bois).

Swain fue Campeón Caballo Adulto de 1997 y 1998 en Inglaterra y logró el mismo título en Irlanda en 1998. Retirado para la reproducción, no fue lo generoso que podía esperarse para su capacidad corredora y su genética, pero nada pudo ni podrá borrar la enorme trayectoria que cumplió en las pistas y que lo transformó en uno de los mejores caballos que el planeta turf haya tenido el placer de disfrutar en las últimas décadas. Sin dudas, un campeón con todas las letras.