El campeón argentino tendrá este sábado el debut más difícil de todos en los Estados Unidos: ante Maximum Security en el Pacific Classic (G1) de Del Mar

A pocos días del reinicio de la actividad hípica oficial en la Argentina, previsto para el viernes 28 del corriente en el Hipódromo Argentino de Palermo, el turf nacional tendrá este sábado un llamador gigante con el debut de Miriñaque en las pistas de los Estados Unidos. Casi obligado será tratar de buscar la forma de seguir la actuación del tordillo nada menos que en el Pacific Classic (G1-2000 m, arena), la carrera más importante de la temporada en el bellísimo Del Mar, allí en la baja California.

Si muchos “se matan” por ver un Real Madrid vs. Barcelona, la “misma línea” habrá que seguir entorno al recientemente consagrado Caballo del Año en nuestro país, que, a sólo dos meses de subirse al avión, irá por una hazaña sin precedentes y cuyos dos antecedentes más cercanos no terminaron de la mejor manera, con Mystery Train (Not for Sale) y Roman Rosso (Roman Ruler) quedando lejos en la misma carrera, saliendo a escena sin la super probada aclimatación que los caballos de esta parte del mundo necesitan cuando cambian de hemisferio.

La calidad del hijo de Hurricane Cat y Langostura (Honour and Glory) está fuera de discusión, como así también su capacidad de adaptación a las diferentes circunstancias. En nuestro país corrió desde los 1000 a los 2500 metros, jamás falló, en cualquier superficie y condición. Pero, ¿le alcanzará para superar con un aprobado el lance?

Sin contar con que chocará contra Maximum Security (New Year’s Day), para muchos, el mejor caballo adulto del norte, Miriñaque correrá contra sí mismo y contra la montaña de cambios que tiene por delante. Siempre teniendo en cuenta su cercano arribo, también se encontrará con una pista con codos mucho más cerrados, una recta más corta y desarrollos donde el ritmo es bandera.

Fernando Fantini, propietario, criador (Haras Cachagua) y manager del Haras Pozo de Luna, tuvo muchísimas experiencias con sus cracks fronteras afuera, con los ejemplos más exitosos de Suggestive Boy (Easing Along) e Interaction (Easing Along). El chileno hace tiempo sostiene como teoría que un caballo sin aclimatación puede tener una primera carrera buena sin aclimatación, pero que después “el mundo se le viene encima”.

¿Será el caso de Miriñaque? El cuatro años preparado por María Cristina Muñoz lució sano y en forma en sus trabajos, listo, “fit”, como dicen los gringos. ¿Superará su primera experiencia en el extranjero prendiéndose? ¿Tendrá un post carrera generoso? Son todas preguntas que se despejarán después de que cruce el disco.

Quizás pedirle que gane sería demasiado; lo más recomendable por todo lo dicho es aguardar de su parte una labor a la altura de las circunstancias, para luego empezar a crecer de a poco, con el tiempo corriendo más de su lado. Sin dudas Miriñaque es un caballo para pensar en el 2021 con todas las esperanzas del mundo.

Si bien habrá sólo seis caballos en la pista, el desarrollo puede aumentar sus aspiraciones de descontar de los 600 metros al disco, aunque allí tampoco se puede dar demasiadas ventajas, porque no se alcanza más… La táctica que prepare su entrenadora y la muñeca experimentada del jockey brasileño Tiago Pereira cumplirán un papel preponderante.

El campeón argentino va por la hazaña, con el detalle de su lado que, al menos hasta ahora, ningún desafío le fue inalcanzable. La batalla será dura, áspera, de las más difíciles que se pudo haber encontrado, pero su talento, su calidad y, por sobre todo, su corazón alimentan la ilusión de nuestro pueblo burrero. Comienza una historia nueva para Miriñaque, ojalá sea de gran forma.