Empujado por el rigor de Eduardo Ortega Pavón, se quedó con el Clásico Juan Lapistoy, en San Isidro

Se pasó de valiente Tamagochi en el miércoles del Hipódromo de San Isidro para alcanzar la victoria más importante de su campaña en el Clásico Juan Lapistoy (1200 m, arena normal), la mejor prueba de la fecha.

El hijo de Manipulator y la clásica Takahuita (Mutakddim) luchó durante cada instante del desarrollo, primero, para hacerle frente al desafío que le planteó adelante Che Invasor (Greenspring). Luego, ya en la recta, para contener el embate del gran favorito Endler (Cima de Triomphe) que, pese a su empeño, nunca pudo superar al caballo del Stud Friends, escoltándolo desde el pescuezo. A 5 cuerpos, casi que en otra carrera, Lagrimón Key (Key Deputy) completó la trifecta, todo al cabo de positivos 1m9s28/100.

Tamagochi, que venía de un sólido éxito condicional, contó con la “complicidad” del jockey paraguayo Eduardo Ortega Pavón, un especialista cuando de empujar y de hacer fuerza se trata. El rigor es una marca registrada en el guaraní, al que para ganarle un final ajustado casi que hay que “tirarle con los binoculares”.

Presentado por Enrique Martín Ferro, pero preparado por Nicolás, su hijo, Tamagochi nació en el Haras de La Pomme y ahora ostenta 4 primeros puestos sobre 10 salidas, con apenas 3 años. Sin duda hay futuro para el zaino, que quizás pueda llegar a pensar en ir algo más arriba en la distancia.