El velocista llegó la marcha mientras las fotos eran todas para el tordillo X Y Jet, bisnieto de nuestra Tripulina

DUBAI, Emiratos Arabes Unidos (Especial para Turf Diario).- Así son las carreras. El cuento de hadas de Tato Key terminó con el peor resultado posible, pero la historia maravillosa de X Y Jet encontró por fin el premio que el tordillo ya había viajado a buscar en dos ocasiones previas, al cabo de la siempre interesante Dubai Golden Shaheen (G1-1200 m, arena, US$ 2.500.000).

Para el caballo argentino no fue medida, superado también por un notable contingente estadounidense, de un nivel muy superior a los locales. Corrido de atrás, pareció siempre sentirse incómodo con los infalibles terronazos de Meydan, sin tener nunca acción y cerrando finalmente la marcha a 14 cuerpos. Un paso en falso un tanto inesperado, pero que en nada empaña todo lo bueno que construyó en el Carnaval. 

El de X Y Jet, no por trillado, es un cuento maravilloso. Con tres operaciones de rodilla, ya a los 7 años, hizo realidad la victoria soñada y aquello de que la tercera sea la vencida, tras haber sido segundo y tercero en la Golden Shaheen de 2016 y 2018, respectivamente.

Con el venezolano Emisael Jaramillo en sus riendas, y bajo la preparación del panameño Jorge Navarro, el hijo de Kantharos tomó el liderazgo, marcó el ritmo y se hizo inalcanzable en el derecho para arribar a la meta con 1 1/2 cuerpo de ventaja sobre Matera Sky (Speightstown), con Imperial Hint (Imperialism9 terminando tercero a medio largo y al cabo de 1m10s75/100, en una trifecta estadounidense.

X Y Jet, cuyos triunfos más importantes en los Estados Unidos llegaron en el Mr. Prospector Stakes (G3) -en 2 ocasiones, en el Gulfstream Park Sprint Stakes (G3) y en Smile Sprint Stakes (G3), tiene un dato fuerte para Sudamérica, pues su madre es la placé de grupo Tripulina (Sings), nacida en el Haras Santa María de Araras, en Argentina.

X Y Jet encontró el premio que tanto había buscado con una demostración fabulosa de calidad, velocidad, tenacidad y superación. Ahora, para agrandar aún más su leyenda, quizás vuelva en 12 meses por más gloria…