El caballo criado por el Haras La Pasión fue imparable en el Clásico Ojo de Agua (L), en San Isidro

Muy bien había corrido Te Lactagogo el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1) de diciembre, terminando octavo cerca de Hat Mario (Hat Trick). Pues bien, el espiral ascendente en el nivel del hijo de Sidney’s Candy y Timely Broad (Painter) continuó este domingo en el mismo Hipódromo de San Isidro, donde fue guapo para ganar el Clásico Ojo de Agua (L-1400 m, césped).

Tapó en el disco el pupilo de Nicolás Ferro, embalado con todo de los 200 metros al disco por el jockey Gerónimo García, tras balconear desde la cuarta posición el “debate” por la delantera que sostuvieron Power Up (Key Deputy) y Kohinoor (Cima de Triomphe), en un final estupendo.

Power Up fue el primero en abandonar la lucha, desconocido, quizás en una mezcla de sentir la reprise y la inexperiencia sobre el césped. Pero a Kohinoor la paz le duró poco, pues pronto se acercó el favorito Joy Filoso (Filoso Emperor) para darle pelea.

Pudo controlar el ímpetu de Joy Filoso, Kohinoor, pero ya a esa altura había gastado demasiadas energías como para todavía contener el avane potente de Te Lactagogo, que le sacó medio pescuezo en la meta; a 3/4 de cuerpo, el preferido del público lejos estuvo de defraudar completando el podio. A otros dos largos, Callupino (Lizard Island) se arrimó algo en el cierre, y Power Up cerró la marcha, clamando pronta revancha si no hubo ningún tema físico de por medio.

De la cría del Haras La Pasíon y defensor de la caballeriza Bequiel, Te Lactagogo confirmó en el Ojo de Agua sus progresos y se insinúa como un nombre a seguir en la media distancia de cara a lo que se vendrá.