El caballo se impuso en los 2400 metros del Tatán, con la yegua imponiéndose en los 1800 metros del Lombardo

Correr en la punta o cerca de ella suele ser el secreto en la pista auxiliar de arena del Hipódromo de San Isidro, y fue precisamente la tónica que tuvieron los handicaps Tatán (2400 m) y Lombardo (1800 m), las pruebas centrales de una jornada -otra más…- donde la calidad brilló por su ausencia. En el largometraje y entre caballos 4 años, Te Super Adora (Super Saver, 55) vino siempre cerca y al pisar la recta dominó de firme para resistir arriba; en tanto, en la segunda de aquellas pruebas, para yeguas desde los 4 años, Cala Tarida (Manipulator, 55 1/2) unió ambos extremos con eficiencia total.

Favorito en las apuesas y procedente de un cuarto puesto condicional, el debut en el plano mayor del zaino del Haras El Angel de Venecia no podía haber sido mejor, corriendo cerca del puntero Toque de Queda (In the Dark, 53 1/2), luchando con Tuco Salamanca (Equal Stripes, 57) en la parte final del codo y haciéndose dominador de las situación desde los 500 metros. Arriba, cargó fuerte por dentro Catch the Bell (Catcher In the Rye, 54 1/2), aunque debió conformarse con quedar segundo a medio pescuezo del vencedor, que llevó a Martín Valle en sus riendas, se crió en el Haras Firmamento y es preparado por Carlos D. Etchechoury, representado por Juan Manuel, su hijo. El tiempo fue de 2m31s48/100.

La oportunidad fue ideal para Te Super Adora, un bisnieto de la recordada Teóloga (Southern Halo) y que debió recurrir a la categoría alternativa en la primera etapa de su campaña, incluso, sin poder ganar en ese ámbito en varias actuaciones. Los metros y la madurez le dieron envión y ahora atraviesa por una etapa de crecimiento.

En el Lombardo, Cala Tarida no encontró oposición, tomando el control del lote al partir y moviéndose bajo parciales firmes de 24s50/100, 49s10/100, 1m13s16/100 y 1m37s34/100, para rematar pareja y llegar a destino sana y salva. Entre las que atropellaron, la que más descontó fue la cordobesa Guapa Mireya (Endorsement, 54), segunda a 1 1/2 cuerpo y media cabeza por delante de la favorita Doña Naif (Full Mast, 57 1/2), todo tras 1m49s92/100. Pablo Falero está  cargo de la yegua criada en La Pasión y que corre para el Stud Tata Juan, con Iván Monasterolo en sus controles.