Fue terminante en el Premio Fantasioso este viernes, insinuando porvenir clásico; ascendieron el inédito Lice Iberico (Manipulator) y Sorprendida Key (Key Deputy); triplete de Brian Enrique

Aunque el grueso de la velada de las comunes de este viernes en el norte correspondía a cuatroañeros, los tres duelos asignados a la generación 2018 fueron de muy buen nivel, empezando por el forastero Que Presumido (Que Vida Buena) apabullante frente al lote que le salió al paso en el Premio Fantasioso (1000 m). Era un duelo de ganadores de 1 y 2 en el que el pingo de Enrique/Villarreta presumía de carta porque venía de poner contra las cuerdas al raudo Compa Key (Key Deputy) una tarde en que ese defensor de El Alfalfar prometía $ 1,35. Y lo cierto es que el dirigido por Brian Enrique lo resolvió con una facilidad apabullante, porque acompañó en los primeros metros a Puerto Argentino (Holy Boss), Money Mondy (Manipulator) y Terms Rimout (Remote), para desplegar lo mejor de su show desde los 300, sacando 5 cuerpos en el disco sobre la marplatense de Nuestras Hijas, casi sin ser exigido. Fue una tarea sugestiva la del pupilo de la familia Villarreta, dejando a los suyos casi en la obligación de tantear elaguna alternativa jerárquica en la corta.

La damisela Money Mondy cumplió, venía de salir de perdedora en La Plata luego de varios arrimes en Palermo y mantuvo su tono de definidora a ultranza. No le sobra físico a la marplatense, pero le pone ganas cuando de escarbar se trata y en su primer intento pastero mostró que el verde también le cae simpático… Puerto Argentino esta vez quedó en deuda, había llegado más cerca de Que Presumido en la anterior.

Los otros dos choques de 3 años en el kilómetro de pasto fueron el duelo de potrillos del Premio Gol de Placa, donde conocimos a un tal Lince Ibérico (Manipulator), zaino de Marcelo Sueldo que corajeó para tatar arriba al favorito Tsunami Key (Key Deputy). Dominó en los 300 el Key Deputy, resistió hasta el último metro, pero no pudo evitar que el inédito de Luis Vai le firmara la boleta en el disco, poniendo en los bolsillos de los que le habían confiado sus boletos $ 7,85, aunque ahí hubo ruleta de la suerte y los $ 5,40 originales del defensor del stud Che Mateo mostraban claramente había “alto optimismo”en sus chances…

Se completó el firmamento tresañero en el Premio Lloyd la menuda Sorprendida Key (Key Deputy), con colores de El Alfalfar y Francisco Leandro en los controles, mostrando en su segunda salida que los boletos grandes que había cargado en el estreno tenían su razón de ser… No corrió nada a principos de abril la nieta de Easing Along, pero la mudaron a los boxes del viajero José Intra y esta vez bochó, impidiendo el mandoble de la santafecina Decimelo al Oido (Decilo), caramelito que pagaba grande y dejó algunos murmullos entre la gente que dice saber de carreras… Seguro anotaron su nombre…

Queda por acotar que en materia de pilotos, Brian Enrique fue el más destacado de la tarde, con tres victorias: Que Presumido, Zimonetti (Art Attack) y Yon Lake (Sabayon). Iván Monasterolo cruzó con First Tweet (Grand Reward) y Agrelo (Angiolo), en tanto que Francisco Leandro cubrió su cuota con Luhuk Brave (Pure Brave) y la citada Sorprendida Key…