Terminó el libro 1 y en Keeneland los dólares vuelan por los aires

320
Hip 899, 2018 Keeneland September Yearling Sale

Otros 6 productos se vendieron el jueves por encima del millón de dólares y ya suman 26 en total

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Todos los indicadores previos que hablaban sobre la recuperación de fuerzas del mercado hípico de los Estados Unidos, están superando cualquier previsión al cabo del final del libro 1 de las Ventas de Yearlings de Septiembre en Keeneland.

El dinero brota a borbotones de una diversa cantidad de clientes, y ayer, durante la cuarta sesión, otros seis productos se subastaron en un millón de dólares o más, llevando a 26 el total hasta el momento, una “locura” si se tiene en cuenta que para el mismo número de días en 2017 ese “ítem” llegó solamente a 13, una evolución impresionante.

Las 596 piezas que se subastaron hasta aquí provocaron una recaudación de 216.813.000 dólares, con un promedio de 363.780 y una media de 300.000, elevando cualquier comparación con lo ocurrido hace un año, cuando 681 yearlings se vendieron por US$ 196.645.000, con 288.759 de promedio y 200.000 de media.

Los precios imponentes continuaron ayer, liderados por dos bellísimos hijos de Medaglia D’Oro y criados por Stonestreet Stables. Al tope de los rankings quedó un macho (foto) en la clásica Exotic Bloom (Montbrook) y hermano materno de la estupenda Stopchargingmaria (Tale of the Cat), ganadora del Breeders’ Cup Juvenile Fillies (G1), del Alabama Stakes (G1) y del TVG Coaching Club American Oaks (G1). Phoenix Thoroughbreds terminó pagando 2.100.000 dólares.

El segundo registro más elevado fue para la segunda cría de la muy rendidora Dayatthespa (City Zip), en cuya lista de triunfos aparecen el Breeders’ Cup Filly & Mare Turf (G1), el First Lady Stakes (G1) y el Queen Elizabeth II Challenge Cup (G1), lo que le valió ser considerada Campeón Yegua Adulta en el Césped. Su precio fue de 1.600.000 dólares y Godolphin el comprador.

Hubo una tercera cría del notable Medaglia D’Oro que llegó a las siete cifras, algo que también consiguieron hijos de Into Mischief, Curlin y Pioneerof the Nile.

El que alcanzó excelentes precios fue el crack argentino Candy Ride pues una de sus crías -en la clásica Flash Forward (Curlin)- fue el cuarto macho más caro de la sesión, llegando a nada menos que US$ 875.000 para el White Birch Farm. Sus otros hijos sobre el ring se subastaron en 525.000, 300.000, 150.000 y 110.000. No hubo esta vez productos con madres sudamericanas sobre el ring.

Con semejantes primeros 4 días, no son pocos los que aguardan que los elevados precios continúen en la siguiente sesión, con un catálogo que sigue mostrando muchísimos productos con pedigrees de campeón.