El hijo de Equalize vuelve a medirse con Roman Joy y Miriñaque, ahora sobre 2500 metros

Ganar el Gran Premio Nacional (G1-2500 m, arena) es un deseo general para cualquier amante de la hípica que se precie de tal. Debe ser una sensación única, indescriptible, que lo hace a uno sentirse el dueño del mundo aunque más no sea por un ratito; son pocos los que lo han vivido, un puñado apenas que supo tutearse con esa gloria magna.

Llega hoy en Palermo una nueva versión del Derby argentino, de una carrera insignia, del turno final de la Triple Corona, esa que, otra vez, como desde 1996, no encuentra un producto capaz de alzarla. Y habrá fiesta grande, bien grande preparada, con actividades para toda la familia, un programa para no perderse detalle y casi 20 millones de pesos en danza en distintos pozos a lo largo de un día que arrancará nublado y quizás con algo de agua pero que, según dice el pronóstico, se irá normalizando hasta entregar una tarde agradable.

En la cancha habrá 11 potrillos probándose a sí mismos, buscando la gloria, tratando de ganarse el preciado título de “crack del año” en esos dos kilómetros y medio que dejan sin aliento, a los que compiten y a los que están en las tribunas.

¿Cuál ganará? Pues bien, con la ventaja de haber brillado en los 2200 metros del Clásico Eduardo Casey (G2), Tetaze (Equal Stripes) intentará darle a Roberto Pellegatta (esta vez “en yunta” con Juan Saldivia) su quinta copa en el Derby. Aquella espectacular conquista por 5 cuerpos y de punta a punta sobre Enfermizo Paradiso (Fragotero) le abrió sin dudas la puerta a la ilusión.

El baile será más bravo ahora, pues en su camino estarán otra vez Roman Joy (Fortify) y Miriñaque (Hurricane Cat), los únicos dos confirmados que habrán competido en cada uno de los pases de la Triple Corona. La tarde de la Polla de Potrillos (G1), fue este último el que batió al alazán por medio cuerpo, con Tetaze a igual distancia en tercera posición. En tanto, cuando se corrió el Jockey Club (G1) en los 2000 metros de césped de San Isidro, pesado, dicho sea de paso, fue Roman Joy el que festejó, dejando cuarto a Miriñaque. Este nuevo enfrentamiento entre ellos resulta apasionante.

Se suma al lote Chemin du Ciel (Equal Stripes), ajustado vencedor sobre el mencionado Enfermizo Paradiso en el Clásico Martínez (G3) y con el que la exitosa dupla conformada por Jorge Mayansky Neer y Wilson Moreyra tiene enormes expectativas, y también competirá el propio Enfermizo Paradiso, del que Pablo Falero no se baja.

Speedo (Equal Stripes) tiene el mismo padre y caballeriza (S. de B.) que el año último ganó el Nacional con For the Top, y a Juan Carlos y Juan Sebastián Maldotti como respaldo en el entrenamiento. Con la distancia su nivel fue creciendo y viene de una interesante victoria sobre 2200 metros.

Beneficioso (Hurricane Cat), Sidney Seiter (Sidney’s Candy), el mencionado In Love, Black Code (Roman Ruler) y Emmanuel’s Heaven (Emmanuel) terminan de darle forma a la lista de participantes del Nacional 2019, una carrera que parece tenerlo todo para ser espectacular, dentro y fuera de la pista…