Pese a perder en las ternas de Campeón Fondista y Campeón Caballo Adulto ante Pinball Wizard, lo superó en la lucha por la estatuilla más valiosa de todas en la entrega de las Distinciones Carlos Pellegrini

Apesar de que perdió en las ternas correspondientes a Campeón Caballo Adulto y Campeón Fondista, el recientemente retirado Tetaze (Equal Stripes) ue consagrado este miércoles como Caballo del Año de la temporada 2020 en Argentina, durante una nueva entrega de las Distinciones Carlos Pellegrini.

Para una hípica que se la pasa caminando lejos de la lógica, aquellos datos mencionados al comienzo parecen hasta “normales”, aunque en realidad ponen en tela de juicio a los premios que consagran a los mejores año a año; o, al menos en la forma en que se vota y en la “responsabilidad” que se asume al aceptar el convite cursaro por el Jockey Club Argentino para ser parte. Ni que hablar cuando se dice que Pinball Wizard (Orpen) fue el que se llevó los premios al stayer y al ejemplar mayor, para luego caer ante el héroe del último Longines Gran Premio Latinoamericano cuando “se midieron” por la estatuilla más preciadda…

No fue esa la única alegría para el equipo del caballo sobre el que en la última edición de nuestro newsletter se informó en exclusiva que ingresará como padrillo desde agosto próximo al Haras La Mission Robles, también se le entregó una Mención Especial por su conquista en la prueba continental.

Como se dijo, Pinball Wizard fue uno de los dos ejemplares que dieron “doblete”. Su compañera Elvas (Catcher In the Rye) se llevó los galardones como Yegua del Año y Campeón Yegua Adulta y, combinados, le permitieron al Stud Don Teodoro ser elegido como Caballeriza del Año.

En el rubro de 3 años, Bellagamba (Grand Reward) se lució entre las potrancas y Cool Day (John F Kennedy) entre los potrillos, mientras que se hizo la fija de Strategos (Zensational) como Campeón Velocista, permitiendo además que Candy Woman (Candy Ride), su progenitoria, se llevara el premio como Yegua Madre del Año. Entre los milleros, cuando parecía difícil que Power Up (Key Deputy) perdiera después de sumar dos victorias de G1, sorprendió Irideo (Easing Along), el héroe que tuvo en diciembre el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1).

La fantástica temporada de Equal Stripes le permitió alcanzar su segunda conquista del título de Padrillo del Año, como había sucedido en 2018; en tanto, Orpen (Lure) debutó como Abuelo Materno del Año. Como criador, y también en otra conquista lógica, todo fue para el Haras Abolengo.

Como era de esperarse, Francisco Leandro fue elegido Jockey del Año, con Franco Menéndez llevándose el trofeo como Jockey Aprendiz del Año. En el rubro Cuidador del Año, como en 2020, el festejo viajó hacia Palermo con la consagración de Jorge Mayansky Neer.

En materia de “números”, las elecciones de Strategos como número uno entre los velocistas, de Equal Stripes entre los reproductores, de Francisco Leandro entre los jinetes y de Elvas como Yegua del Año resultaron unánimes entre todos los votantes.

Como se sabe, las Distinciones Carlos Pellegrini son responsabilidad en su elección de los medios de prensa, las asociaciones gremiales, las asociaciones y del público aficionado.

Al final de la ceremonia, Miguel Crotto, Presidente del Jockey Club Argentino realizó su tradicional discurso y eligió el destinatario del Pellegrini del Año que, otra vez, no tuvo un receptor claro. Esta vez el dirigente eligió “premiar” a “todos los actores de la industria del turf”, una ambigüedad repetitiva en los tiempos recientes y que le hizo perder absoluto concepto a un reconocimiento que antes era el reflejo de la gran figura de cada temporada.