La Triple Corona continúa hoy en el Bosque, aunque Señor Don, único aspirante a la serie, no estará presente

LA PLATA.- Expectativa grande la que rodea la jornada prevista para esta tarde en el Bosque, donde la Triple Corona encontrará continuidad de la mano de su segundo pase: el Clásico Jockey Club de la Provincia de Buenos Aires (G2), sobre 2000 metros y con escasos 600.000 pesos de premio para su ganador. No estará en los partidores Señor Don (Señor Candy), titular de la Polla (G3) y único aspirante a la serie, pero sí correrán otros referentes de la categoría en el ámbito local y que hacen más llevadera esa circunstancia siempre lamentable.

Si hubo un dominador durante el primer semestre, ese fue Thomas Call (Angiolo), que luego abandonó ese lugar de privilegio cuando se había “cerrado” su venta para Singapur. Sin embargo la transacción nunca se terminó y el alazán del Stud Don Valentino volvió a varear firme. Sólo se lo volvió a ver en acción nada menos que en el Gran Premio Polla de Potrillos (G1) de Palermo, concluyendo sexto a 7 1/2 cuerpos de Miriñaque (Hurricane Cat), en una gestión más que atendible. Libre de reprise, vuelve a su pista preferida el alazán, aunque con el pequeño detalle de tener que competir ahora sobre dos kilómetros, un gran desafío.

Cuando Thomas Call “se bajó” momentáneamente del proceso selectivo uno de los que empezó a tomar vuelo fue Sidney Lima (Sidney’s Candy), que tras salir de perdedor fue tercero en el Goenaga (G2) y segundo en los clásicos Isidoro Aramburu (G3) y Polla de Potrillos (G3) antes de lograr mayor trascendencia haciéndose del José Pedro Ramírez (G3), siempre brindándose a favor del espectáculo y moviéndose al son de la banda.

El Jockey Club marcará el regreso al sur de Macklin, que salió de perdedor en este terreno para luego asumir el desafío de una dura condicional en San Isidro y sobre 1800 metros, donde perdió únicamente por haber corrido desestribado la mayor parte del recorrido. Malabares hizo Gonzalo Hahn aquella tarde, cuando Emission Rye (Catcher In the Rye) pudo superarlo por apenas medio pescuezo. Ahora entusiasma verlo en condiciones normales para ver hasta donde es capaz de llegar.

Desde San Isidro llegará Very Truly (Lizard Island), con el enrachado tándem formado por Enrique Martín Ferro y Eduardo Ortega Pavón.  Si bien dejó una pálida imagen en las Dos Mil Guineas (G1), no se puede pasar por alto que antes haya conseguido dos triunfos seguidos en el norte, el último de ellos por 2 cuerpos sobre Guest Rimout (Remote), sobre 1400 metros.

Desde las condicionales y con ganas de crecer llegan al plano más importante Mexcalli (Master of Hounds), Australis Cheeky (Interaction), Candy Beer (Señor Candy) y Che Turfman (Lizard Island), con ganas de dar la sorpresa.

Y queda por nombrar al azuleño Gift of Virtue (Sidney’s Candy), que corrió a las “apuradas” la Polla de Palermo a sólo unas horas de haber salido de perdedor, pasando desapercibido. Con algo más de descanso de por medio, habrá que darle una nueva oportunidad para mostrarse en las graduales.