Como cada 6 de enero, los Reyes le regalan al país burrero una de las carreras más apasionantes de Sudamérica; Atlético El Culano buscará el double-event ante el argentino Prelude Rye

Para los hípicos de esta parte del mundo, el 6 de enero es mucho más que el Día de Reyes. Cada temporada es la fecha esperada para poder vivir uno de los festivales turfísticos más apasionantes y cálidos de todos, esos que hacen más fácil entender el amor y el cariño por un deporta tan maravilloso como el de las carreras de caballos. El escenario siempre es el hermoso Hipódromo de Maroñas, y allí, en la amable Montevideo, Uruguay, todos aguardan por conocer cuál será el ganador esta vez del Gran Premio José Pedro Ramírez (G1-2400 m, arena), el Pellegrini, el Arco de Triunfo local. Subir a un taxi es cruzar un comentario al respecto con el chofer, o pasar por el “boliche” a tomar un café desembocará irremediablemente en un dato. 

En “modo pandemia”, aunque bastante más moderado, El Ramírez volverá a su fecha de siempre, luego de que hace 12 meses se aplazara algunos días justamente por el maldito Covid. Aquella vez no hubo público en las tribunas, pero ahora eso será cosa del pasado, pues la pasión volverá a las viejas escalinatas plagadas de historia de Maroñas.

En la pista habrá 12 caballos luchando por la copa más preciada de todas, en una versión que no será de las más lujosas, pero que cuenta con nombres de enorme peso, lo mejor a disposición. Allí estará Atlético El Culano (Alcorano) buscando el doblete después de consagrarse hace 12 meses, luchando palmo a palmo con los potrillos argentinos Prelude Rye (Catcher In the Rye) y Roundofapplause (Fortify), los grandes protagonistas de la Triple Corona 2020; sin olvidar al inoxidable Olympic Harvard (Drosselmeyer), en su cuarto intento por abrazar la gloria.

La experiencia y su actualidad hacen de Atlético El Culano el candidato. Con 5 años atraviesa una etapa fenomenal, pues no sólo puede jactarse de haber ganador el Ramírez la temporada anterior, sino que después sumó el Gran Premio General Artigas (G2) y el Campeones Classic, escoltando luego desde 3/4 de cuerpo a Aero Trem (Shanghai Bobby) en el capote local que se vivió hace poco más de 2 meses en el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1), por delante, por ejemplo, de Village King (Campanologist), luego terminante vencedor en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) de San Isidro.

La juventud y la categoría del argentino Prelude Rye serán una prueba de fuego para el pupilo de Antonio Cintra. Ganó la Polla de Potrillos (G1) y el Nacional (G1), y se le escapó por nada la Triple Corona al secundar desde 1 cuerpo al mismo Rounofapplause que luego dejó tercero en el Derby y con el que ahora volverá a compartir gatera. La de Olympic Harvard es un campañón, con 12 triunfos entre Brasil y Uruguay y una pila de arrimes, siempre corriendo ante los mejores. Fue tercero en el Ramírez de 2019, cuarto en 2020 y escolta de Atlético El Culano hace 12 meses, por lo que, en su particular caso, buscará que la cuarta sea la vencida. Otro 3 años con “tabuladas” fuertes es Pingo (T.H. Approval), parte principal del equipo de 3 del Haras Phillipson, y que fue segundo de Prelude Rye en la Polla y en el Nacional, sin olvidar al arrimador El Curato (Ioya Bigtime); y a Nakom (A Little Warm), héroe del Jockey Club en 2020, que completa un panorama generoso en materia de calidad.

Es 6 de enero y en Maroñas se corre el Ramírez. Las tribunas lucirán lo más llenas posibles de acuerdo a la situación y la pasión desbordará la pista. Es Reyes, los chicos ponen los zapatitos a la espera de Melchor, Gaspar y Baltazar. Los grandes, los grandes burreros, todos los años piden el mismo regalo…