El hijo de Constitution fue imparable cuando se tomó las cosas en serio y ratificó su posición como uno de los mejores potrillos de la costa este de los Estados Unidos

HALLANDALE BEACH, Florida (Especial para Turf Diario).- El Curlin Florida Derby (G1-1800 m, arena, US$ 750.000), disputado este sábado a puertas cerradas en Gulfstream Park, quizás haya sido la última gran carrera en un par de meses para el turf mundial. Con el planeta jaqueado por el brote de Covid-19, y la mayoría de los hipódromos cerrados, el trascendente y tradicional paso camino hacia el Kentucky Derby (G1) debe de haber tenido el mayor “rating” en su historia.

Todo fue para el gran favorito Tiz the Law, cuya convincente actuación contrastó muchísimo con lo poco que mostraron los 8 rivales que le salieron al cruce. Como había ocurrido hace algunas semanas en el Holy Bull Stakes (G2), el hijo de Constitution no encontró ningún tipo de oposición cuando avanzó en la recta final, “agitado” por el jockey Manuel Franco.

Siempre vigilando de cerca la lucha al frente que sostuvieron Shivaree (Awesome of Course) y Ete Indien (Summer Front), el pupilo de Barclay Tagg mejoró abierto en la curva, igualó a los líderes y dominó por el centro de la cancha, distanciándose con claridad hasta llevar a la meta con 4 1/4 cuerpos de ventaja.

Shivaree conservó la posición de escolta ganándole el duelo particular a Ete Indien, que fue tercero al anca. En tanto, Gouverneur Morris (Constitution) fue el único que decontó algo desde el fondo completando la cuatrifecta al pescuezo, todo tras 1m50s clavados. Poco hubo para mencionar del resto, con la baja performance de Independence Hall (Constitution) como dato y el margen extremo de 51 3/4 cuerpos que hubo de diferencia entre Tiz the Law y el último.

Tagg, que supo tener a su cargo el Derby Winner Funny Cide (Distorted Humor), vuelve a aparecer en el radar de la Triple Corona con un potrillo lleno de talento, y sobre el que ayer, tras el Florida Derby, opinó: “Estoy muy impresionado; en realidad, estoy impresionado con todo lo que hace. El caballo siempre manejó bien su posición, como estaba planeado. Mejora cada día, todavía tiene mucho para entrenar, incluso ganar unos kilos. Ahora trataremos de mantenerlo en buen estado, ‘fit’ y ver qué pasará en las próximas semanas”.

Ganador a los 2 años del Champagne Stakes (G1) en Belmont Park, Tiz the Law pasó por alto el Breeders’ Cup Juvenile (G1) para ceder su invicto en la cancha pesada de Churchill Downs, cuando animó el Kentucky Jockey Club Stakes (G2). Ahora en 2020 luce renovado, potente, en crecimiento permanente, y como la máxima figura de la costa este en un ranking de los 3 años que está comenzando a armarse y que tendrá un interrogante grande hacia el Kentucky Derby, que recién se correrá el 5 de septiembre.