El prestigioso preparador estadounidense se sacó fotos, paseó y entregó los premios del clásico

El breve derrotero de Todd Pletcher en la Argentina involucró ayer una visita al  Hipódromo de San Isidro, acompañado de José de Camargo, que fue el impulsor de su llegada al país. De buen humor y acompañado por su hijo Payton, el prestigioso preparador estadounidense se sacó muchísimas fotos, disfrutó la tarde desde el cuarto piso de la Tribuna Oficial y fue parte de la ceremonia de entrega de premios del Clásico Tresiete (L), la carrera principal del día, entregando los reconocimientos a los responsables de Hole In One, el favorito