William Haggas, preparador del invicto, confirmó que, de no haber nada en contrario, será la ruta a seguir con el hijo de Sea the Stars

NEWMARKET, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Después de su estupenda victoria en el Queen Anne Stakes (G1) de Royal Ascot, todo sigue de manera perfecta para Baaeed, el crack invicto que es, según el Longines World Best Racehorse Ranking, el mejor caballo del mundo.

William Haggas, preparador del crack de Shadwell indicó que se encuentra en gran forma y el plan de correr sobre la milla de Goodwood el Qatar Sussex Stakes (G1), para luego subir por primera vez hasta los 2000 metros y jugarse un pleno en el Juddmonte International Stakes (G1), en York.

En declaraciones al podcast del periodista Nick Luck, el profesional compartió: “Creo que esa es la ruta obvia para seguir. No le hemos discutido en profundidad, pero es lo que hay que hacer. Tiene que correr porque, como 4 años, el cronograma no tiene demasiadas opciones más”.

Sobre la victoria que el hijo de Sea the Stars consiguió hace una semana en el Queen Anne, el cuidador comentó: “Corrió tan bien como tenía que hacerlo. Realmente no creo que haya sido una actuación para asombrar, aunque también hay que decir que no tuvo que poner todo para conseguirla. De todas formas, el handicapper debe de haberle visto más cosas buenas, porque le subió 3 libras en el peso. Es profesional, como que es automático para él y suficiente para ese momento. Lo hizo bien y quedamos contentos”.

Baaeed, propio hermano del también ganador de G1 Hukum, se mantiene invicto al cabo de 8 salidas y había abierto su 2022 venciendo de forma notable en el Lockinge Stakes (G1) de Goodwood. En su lista de triunfos también se cuental el Prix du Moulin de Longchamp (G1), el Queen Elizabeth II Stakes (G1), el Thoroughbred Stakes (G3) y el Sir Henry Cecil Stakes (L), totalizando a la fecha casi 1,5 millones de libras en premios.

Pronto volverá a las pistas Baaeed, buscando ratificar su condición como el mejor de todos, afirmarse en la milla y quedar listo para dar el salto a los 2000 metros que muchos piden, en un Juddmonte International Stakes (G1) que tiene todo para hacerse increíble.