El hijo de Hurricane Cat se quedó en potente arremetida con el Gran Premio Joaquín V. González (G1)

LA PLATA.- El dato es asombroso: en un lapso menor a los 6 meses, Tomasito León pasó de debutar ganando con casi 5 años a llevarse el Gran Premio Joaquín V. González (G1-1600 m, arena normal) la carrera cumbre de la media distancia de cada temporada en el Bosque y que abrió este sábado el festival del Dardo Rocha.

Ese pequeño período de tiempo le bastó para pasar de ser el hermano menor del crack Miriñaque (Hurricane Cat) a este caballo sólido y que no para de crecer, que supera obstáculos como si tal cosa y que domó el ímpetu de su genio para ser todo un “profesional”.

Nunca había corrido sobre la milla el zaino con el que María C. Muñoz -también su criadora- volvió a lucirse desde su lugar de entrenadora, pero resolvió esa cuestión con su calidad sin techo y bajo la mano precisa de un Francisco Leandro que está a la vuelta de la esquina de llegar a los 500 triunfos en un año, una marca de otro planeta.

En una carrera donde la velocidad fue tan protagonista como se esperaba, el jockey brasileño y Tomasito León se acomodaron como pudieron, “estirados” en la parte inicial, pero afirmándose ya cuando la curva iba terminando. En la recta, con D’Or Van (Van Nistelrooy) cortándose adelante, el ganador cargó abierto a la par de Global Holiday (Global Hunter) pero con más fuerza, venciendo por 1 cuerpo a ese rival en un tiempo destacado de 1m37s75/100.

En la mejor de su vida, D’Or Van fue tercero a 3 largos, con pescuezo, “otra vez” y “otra vez” sobre Bouquet Key (Key Deputy), Amigazo Sky (Falling Sky) y Largo Man (Manipulator), integrante de la yunta favorita junto con un Souq Waqif (Cosmic Trigger) que parece tener más velocidad que otra cosa.

Ahora con 5 victorias en 8 salidas y cuarta cría de la generosísima Langostura (Honour and Glory) -todas ganadoras, dicho sea de paso- Tomasito León va evolucionando con el paso del tiempo y de las carreras, se hizo ganador de G1 a menos de 5 meses de haber debutado tarde y para la gente del Stud Parque de Patricios y el mundo del turf ya tiene nombre propio, ya no es sólo el hermano de Miriñaque…