El Gobierno atendió a la industria y se estableció una fecha de probable reinicio; sustento propio, compromiso y apoyo fueron otros ítems importantes

El turf argentino deberá esperar hasta agosto para volver a correr. El dato, frío, un tanto inesperado para las “aspiraciones”, surgió de la reunión que se realizó esta mañana en Lotería entre las autoridades bonaerenses y los “enviados” de la actividad. Sin embargo, para la visión de uno de los presentes, es preferible mirar el vaso medio lleno, “hacia el futuro”.

Con Carlos Bianco y Teresa García, Jefe de Gabinete y ministra de Gobierno, haciendo tándem con Omar Galdurralde, Presidente del Instituto, la provincia de Buenos Aires atendió los requerimientos de los representantes de una parte de la industria durante 2 horas en las que, al decir de uno de los presentes, se “sintió una buena recepción, un compromiso y una preocupación por el momento que está pasando la hípica”.

Bianco fue el que tomó la batuta en la conversación, con “calle”, para explicar que Buenos Aires no puede autorizar la vuelta de las carreras pues no puede modificar lo que dice el Decreto de Necesidad y Urgencia original del Ejecutivo y por el cual se prohiben los espectáculos deportivos y actividades masivas, más allá de que sean sin público o al aire libre.

De allí la fecha estimada, siempre todo supeditado al trajinar de la pandemia, que podría adelantar el regreso si la situación sigue controlada. Sí, el Jefe de Gabinete se comprometió a elevar el pedido al Presidente Alberto Fernández y acompañarlo, pensando en la reapertura que se menciona al comienzo en el mes de agosto.

Lotería se comprometió a saldar la deuda que mantiene con los hipódromos de la provincia por el Fondo de Reparación e, incluso, se conoció que ya está “en viaje” una partida para empezar a cubrir los montos atrasados.

El Estado a la vez le garantizó al turf el desarrollo y la autorización para nuevas modalidades de juego y que permitan aspirar a mejorar la entrada de dinero genuino mediante las apuestas, con mayor cantidad de boca de expendio, juego remoto, plataformas propias y commingle.

“Creo que en líneas generales la reunión fue positiva, más allá del golpazo que para todos significa tener que esperar dos meses más para volver a correr. Pero se observó compromiso genuino y en nada debe de ser un detalle menor que se nos den las herramientas para empezar a generar nuestros propios fondos”, contó uno de los presentes.

Miguel Crotto (vía Zoom), Juan Villar Urquiza, Juan Cruz Ramallo, Eduardo Ferro, Diego Quiroga, Pablo Díaz y José Lufrano fueron algunos de los representantes del turf bonaerense en el encuentro.

Hubo, también, momentos de tensión, como, por ejemplo, cuando uno de los “nuestros” esgrimió que a sus empleados les estaban pagando el sueldo, por lo tanto… Confiesan los presentes que el ambiente se puso tenso y las miradas giraron incrédulas ante tamaña frase desafortunada y egoísta.

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires atendió finalmente al turf y ofreció más soluciones a futuro que en la coyuntura actual, que tiene a la industria sumergida en una crisis gigantesca, perdiendo jugadores casi a diario y con la incertidumbre de cómo cruzar un disco tan lejano.

Hasta el 1 de agosto, en principio, habrá que conformarse con tener un horizonte, que se liquidarán premios atrasados y que el Hipódromo de San Isidro empezará a trabajar en una programación…