El hijo de Portal del Alto aparece como máximo candidato en el Clásico Asociación Argentina de Fomento Equino (L-1200 m)

Otra vez caballos y jockeys serán sometidos a un esfuerzo físico lindante con la locura, cuando a las 14 horas comience la jornada de carreras prevista en el Hipódromo de San Isidro, con una temperatura que rondará los 36 grados, aunque adentro de la pista seguramente serán muchos más.

Tanto el circo del Jockey Club, cuanto Palermo y La Plata, continúan coqueteando con la tragedia sin que se les mueva un pelo, sin tener la más mínima reacción ante cada ola de calor que aparece, sin siquiera pensar en cambiar algo para evitar males peores (pensar en reuniones nocturnas o suspensiones en caso de ser necesario, como hacen los países serios en materia de turf, no precisamente el nuestro…). No pasó, pero el que juega con fuego, al final se quema.

Con el deseo enorme de que todos vuelvan sanos y salvos a casa, el Clásico Asociación Argentina de Fomento Equino (L-1200 m, césped), para caballos desde los 3 años y bajo régimen de handicap, se largará alrededor de las 17 horas y será el turno más importante del día.

Fueron apenas 7 los confirmados y la ocasión parece ideal como para que Sonny Bill (Portal del Alto, 57) se reencuentre con la victoria tras poco más de 15 meses. Tuvo un período de vuelo realmente bajo el defensor del Stud Quereuquén, que sumó puntos en sus últimas salidas, llegando segundo en el Clásico Haras Ojo de Agua (L) y tercero en el Clásico Río de La Plata (L).

En su camino se cruza con un Yacaerán (Santillano, 54) que viene en serie y va liviano, lo que lo hace doblemente peligroso. Atendido por Fabián David, debutó segundo con sus nuevos colores para luego sumar dos triunfos condicionales consecutivos, el último de ellos dentro del plano de la categoría alternativa, pero con mucha solidez.

En otros tiempos, Martell (Ilusor, 57 1/2) hubiera sido título en una carrera como la que nos ocupa, pero su actualidad no es precisamente la mejor. Y desde Rosario llega Zenzational Roque (Zensational), de gran triunfo cercano en esta distancia pero sobre la arena, y con el que Daniel Cima confía a pleno.