Escolta de Didia en el Clásico Federico de Alvear (G2) en octubre último, se impuso cómodamente sobre 2000 metros; La Fantasista también se lució y logró un temprano Trébol

Le sobraron carreras de calidad a la jornada del viernes en el Hipódromo de San Isidro, donde las potrancas de 3 años también disfrutaron de un par de turnos para ganadoras con perspectivas.

Esperable fue la excelente demostración de la brasileña Love Story, que se había despedido allá por principios de octubre escoltando a la mismísima Didia (Orpen) en el Clásico Federico de Alvear (G2), y ahora se sacó de encima más de seis meses de inactividad con un notable triunfo. Fue en los 2000 metros del Premio J be Man, donde como enorme favorita no tuvo demasiados problemas para despachar a Che Violenta (Violence), completando el valioso doblete para el equipo conformado por el Stud y Haras RDI y el preparador Carlos D. Etchechoury y que se había iniciado un rato antes con el exitoso debut de la 2 años Maneater (Easing Along).

En las riendas de la zaina Rodrigo Blanco optó por venir a la expectativa mientras Che Violenta marcaba el paso con parciales parejos. Ya desde temprano podía adivinarse cuál sería el final, y bastó con que el cordobés embalara abierta a Love Story para que por los 200 pasara de largo a la vanguardista y le sacara 4 cuerpos de ventaja, rematando en 2m1s85/100. La hija de Agnes Gold y Last Bet (Know Heights) tuvo el mejor de los regresos y quedó lista como para aspirar ahora otra vez a objetivos de nivel clásico.

Más tarde, sobre 1400 metros, potrancas de 3 años con 1 ó 2 triunfos a cuestas se enfrentaron en el Premio Starry Boy, con La Fantasista logrando un temprano Trébol al alcanzar su tercer triunfo seguido. Reservada del Haras Don Florentino y al cuidado de Hugo Pérez, la hija de Qué Vida Buena y Fleeting Glance (Cape Cross) fue muy veloz para asumir el comando del grupo apenas se abrieron los partidores, agregando en la recta final una gran dósis de guapeza para contener todas las atropelladas.

Con un Cristian Velázquez rayando a gran altura, controló primero todos los intentos que realizó por dentro La Moore (Asiatic Boy), para arriba contener por 3/4 de cuerpo la atropellada que abierta desató Ivank (Global Hunter), finalmente su escolta, todo en un tiempo de 1m24s76/100, nada especial, pero en el marco de una pista que no estuvo amigable con el reloj, aunque sí favorable para aquellos ejemplares que prefirieron correr adelante y en las cercanías de la punta.