Tenía 76 años, fue un histórico capitán de Los Pumas y durante casi dos décadas presidió la comisión de carreras platense

Héctor “Pochola” Silva fue una postal de las tardes de turf en el Hipódromo de La Plata durante casi 20 años, encabezando la comisión de carreras y cumpliendo múltiples funciones en tiempos de todo pelaje, buenos y de los otros. Y este lunes 17 de mayo en que murió un gigante de la cuida como Juan Carlos Etchechoury, por la tarde nos enteramos también de otra muerte de alguien estrechamente ligado a la actividad como “Pochola”, en su caso por no poder sortear un cuadro de coronavirus que lo había alcanzado en las últimas semanas.

El caso del contagio de Silva, que tenía 76 años, había empezado a principios de mes. El cuadro pareció benigno inicialmente, se complicó luego pero no al punto de obligar a una internación, sino al uso de un equipo de oxígeno de a ratos en su casa de City Bell, hasta que el temible Covid pareció ir quedando atrás e hizo alentar que se estaba en el camino de una posible recuperación.

Los muchachos del rugby que fueron sus amigos de toda la vida, de aquellos años en que llegó a ser un legendario capitán de Los Pumas, comentaban a diario cómo venía la mano en esa internación, y el tono de los informes médicos se fue complicando, hasta que este lunes se llegó al peor final. 

Queda el recuerdo de un deportista cabal, de élite, ejemplo para sus compañeros y para los más jóvenes, y en el turf su aporte fue enorme, como para ser consecuente, y en múltiples ámbitos, dejando una huella en todos quienes lo conocieron, desde adentro, trabajando a la par, o de lejos, con cruces ocasionales de por medio ante sus funciones. Nuestras condolencias a sus amigos y familiares en este duro momento.