El potrillo que ganó el Clásico Miguel Cané (G2) de 2023 en Palermo corrió a un mes de su desembarco en Emiratos Arabes Unidos y terminó quinto cerca; gran carrera del potrillo uruguayo

DUBAI, Emiratos Arabes Unidos (Especial para Turf Diario).- La ilusión siempre está, pero suele chocar contra la realidad. A sólo 1 mese de bajar del avión procedente desde la Argentina, Oasis Boy corrió este viernes las UAE 2000 Guineas (G3-1600 m, arena) y terminó en un más que aceptable quinto lugar, a 5 1/2 cuerpos de Mendelssohn Bay (Mendelssohn), el ganador. El uruguayo Quartier (Matterhorn), la otra carta sudamericana en la carrera, volvió a correr muy bien para rematar tercero a 4 largos del vencedor.

Dándole kilos a sus rivales nacidos en el hemisferio norte y llegando con lo justo en materia de preparación, el alazán que ganó el Clásico Miguel Cané (G2) de 2023 en Palermo fue protagonista casi todo el desarrollo, luchando por la delantera y luciendo bastante incómodo por venir en el medio de 2 rivales.

Al pisar la recta luchó y mantuvo las expectativas por un buen rato, pero arriba terminó cansándose y perdiendo algunos puestos casi sobre la meta. El jockey belga Cristophe Soumillon, que viajó especialmente para montar al alazán que ahora está a cargo de Antonio Cintra y Julio Olascoaga, quedó conforme con la actuación del hijo de Asiatic Boy en la apertura de la Triple Corona local, que tiene una invitación cursada y aceptada para correr el Saudi Derby (G3) de fines de febrero en Riyadh, Arabia Saudita, y que ahora luce como una buena posibilidad para su próxima presentación.

Oasis Boy llegó a mediados de diciembre a Dubai, por lo que prácticamente no tuvo aclimatación

Quartier, también parte del escuadrón de Cintra y Olascoaga y que se había estrenado en el plano local llegando segundo en el UAE 2000 Guineas Trial, jugó sus cartas corriendo lejos, atropelló abierto en la recta y terminó completando la trifecta, aunque sin arrimar peligro para el vencedor. Quizás cuando lleguen los 1900 metros del Al Bastakiya (L) se sienta más cómodo para poder explotar al máximo su potencial.

Mendelssohn Bay había vencido en su estreno local para luego llegar cuarto en el UAE 2000 Guineas Trial, aunque largando mal. Bhupat Seemar, su entrenador, trabajó en las gateras y el potrillo respondió de la mejor forma.

“Más lejos vayamos, mejor para el caballo. Es un poco inmaduro mentalmente todavía, sigue aprendiendo, pero cuando le pedí que acelerara por los 300 metros, puso la carrera en el freezer rápido”, contó Patrick Cosgrave, que se encargó de montar al nieto de Curlin, ahora, único aspirante a la Triple Corona en Meydan.