Un error increíble en el Criadores que arrancó en el marcador

2943

Las “chapas” indicaron que Jazz Bass había llegado quinta y se le realizaron los análisis post competencia; pero esa posición fue ocupada por Joy Velika, a la que no se le tomaron muestras

La cuestión pasó inadvertida para la mayoría en el momento, pero ahora derivó en un problema. Tras la disputa el sábado último del Gran Premio Criadores (G1), el marcador oficial del Hipódromo Argentino de Palermo indicó, por error, que Jazz Bass (Portal del Alto) había terminado en el quinto lugar, cuando, en realidad, esa posición le correspondió a Joy Velika (Fortify) por apenas el hocico, aunque su “chapa” quedó ubicada en el sexto escalón.

Pues bien, la cuestión fue que a la hora del antidoping la muestra de sangre y orina para ser enviada a Francia se tomó a Jazz Bass y no a Joy Velika como hubiera correspondido, lo que, al conocerse el hecho llamó la atención de los equipos de ambas yeguas, encabezados por Pablo Sahagián y Enrique Martín Ferro, respectivamente.

El Hipódromo de Palermo fue el que comenzó a realizar análisis a los cuatro primeros clasificados en los clásicos, y luego, en el momento en que los estudios comenzaron a mandarse al exterior, se decidió ampliar las muestras hasta el quinto, ya que también forma parte del marcador rentado. El reglamento de carreras dice que cada hipódromo tiene la facultad de realizar test al caballo que crea conveniente, aunque desde el centro aún no tienen postura firme sobre este caso en particular, pero sí reconocieron el error con pesar, indicando que ante la coyuntura complicada que se vive se está trabajando con mucho menos personal del acostumbrado. El tema será tratado a la brevedad, y el camino a seguir dependerá de los resultados de los análisis, que serán recibidos en aproximadamente tres semanas.

En comunicación con Turf Diario, Sahagián comentó que “Firmé como correspondía, porque el marcador decía que mi yegua había entrado quinta. Pero, ¿qué pasa ahora si por algún motivo la muestra da positivo? Mi yegua podría ser suspendida y yo también, cuando, en realidad, no tendrían que haberle tomado la muestra”, con cierto grado de preocupación.

Obviamente, de volver negativos los estudios, todo seguirá adelante como si nada, con la cuestión pasando a ser simple anécdota y la obligatoriedad de buscar una fórmula donde este tipo de problemas no vuelvan a producirse, errores humanos involuntarios, por supuesto, pero que en la “carambola” podrían llegar a transformarse en serios.