Arrancando con una potencia descomunal en la larga recta de York, el hijo de Make Believe se impuso por 6 cuerpos en la gran prueba que abrió el Ebor Festival, en Inglaterra

La actuación de Mishriff en el Juddmonte Internationla Stakes (G1-2100 m, césped bueno) de este miércoles en la apertura de un nuevo Ebor Festival en York, Inglaterra, será, seguro, una de las mejores de la temporada cuando en unos pocos meses llegue la hora de hacer el balance.

El ganador de la Saudi Cup y del Dubai Sheema Classic (G1) fue un poema para apabullar sin miramientos un lote de rivales de alto vuelo, superar los 11 millones de libras en premios y retomar posiciones en la pelea por el título de mejor caballo del mundo. 

Nunca es fácil ganar una carrera como el International Stakes, pero mucho más difícil es hacerlo en la forma en que lo logró el zaino preparado por el maestro John Gosden, que puso sexta al promediar la larga recta de York para desprenderse como si en la pista estuvieran él y caballos perdedores, arribando a la meta con 6 cuerpos sobre Alenquer (Adlerflug), mientras la campeona Love (Galileo) apelaba a toda su vergüenza competitiva para mantener un tercer lugar que por momentos pareció que se le escaparía. Hubo medio cuerpo entre el escolta y la yegua de Coolmore, con Mohaafeth (Frankel) en cuarto al anca y el puntero Mac Swiney (New Approach) quinto a un cuerpo, pidiendo a los gritos volver a la milla. Alcohol Free (No Nay Never) fue una sombra y llegó anteúltima, sólo delante de Juan Elcano (Frankel), que terminó donde tenía que terminar. El tiempo de 1m59s25/100 estuvo a nada del récord de Declaration of War (War Front).

Mishriff había sido tercer del ahora ausente St Mark’s Basilica (Siyouni) en el Coral-Eclipse (G1) de Sandown Park, y luego segundo de Adayar (Frankel), otro 3 años, en el King George VI & Queen Elizabeth Stakes (G1) de Ascot, pero ahora sí pudo explotar al máximo de su potencia, como aquellas noches en Riyadh y en Dubai.

Versátil, ágil, manso para correr, el hijo de Make Believe y Contradict (Raven’s Pass) sumó así su segunda victoria de máxima escala en pistas europeas, luego de imponerse en el Prix du Jockey Club (G1) francés de 2020, y, no por casualidad, también sobre 2100 metros.

“En la milla y cuarto y sus alrededores es un caballo brillante. No ha hecho nada mal cuando compitió en esas distancias, y ahora lo estamos viendo llegar al máximo de su rendimiento. Creo que recién ahora estamos viendo el artículo terminado. Lo enviamos a correr el Saudi Derby a los 3 años y la Saudi Cup a los 4, preparándolo para sus campañas de verano. El Juddmonte International era la carrera de la que veníamos hablando hace mucho con el equipo para transformarlo a futuro en un gran padrillo para Europa”, contó John Gosden. Por su victoria, Mishriff quedó clasificado para correr la Breeders’ Cup, pues la prueba forma parte del Challenge Series, pero el profesional no parece tener en mente cruzar el Atlántico. “Me inclinaría hoy por ver más hacia el Arco y el Champions Day, aunque no voy a sacar de mis planes por completo la Breeders’ Cup”, admitió.

Mishriff construyó una actuación memorable para ganar el Juddmonte International Stakes y ratificar sus credenciales como uno de los mejores caballos del mundo en la actualidad. Por delante quedará pedirle revancha a los potrillos St Mark’s Basilica y Adayar, y quizás se pueda dar el gusto en el corto plazo. Lo que sí ya es una fija, es que su victoria en York estará en el top de cualquier balance de la temporada 2021…