Serán 11 finalmente los animadores de un Derby que tendrá 5 perdedores en sus filas y ni siquiera un ganador clásico confirmado

La versión 2020 del Gran Premio Nacional (G1-2500 m, arena), que tendrá su campana de largada el sábado próximo en el Hipódromo Argentino de Palermo, tendrá finalmente 11 competidores. Juzgar el valor del Derby para la historia no resulta necesario, es una verdad de Perogrullo, aunque sí resulta imposible no mencionar que será, seguramente, el de menor calidad en todas sus ediciones.

El sueño de correrlo, de ganarlo, está fuera de cualquier discusión; es un objetivo, una ilusión, eso que todo aquél que se precie de hípico quiere concretar. Pero aparece insoslayable pasar por alto el detalle de que lejos está de ser un “G1”. No hay siquiera un ganador de clásico listado en su nómina y cinco de los confirmados todavía son perdedores: Leal Blues (Le Blues), Corazón Corazón (True Cause), Solo Candombe (Winning Prize), Pepe Joy (Fortify) y Esquilinum (Most Improved).

Ni los caballos, ni los propietarios tienen la culpa, sino que la responsabilidad está en la decisión de sacrificar el proceso selectivo 2020 que tomó la dirigencia argentina (que tuvo 6 meses para planear una forma mucho mejor de no arruinar una generación…) ante la eventualidad de la pandemia. No hubo casi condicionales, tampoco clásicos alternativos, y se apilaron Estrellas y Triple Corona en un puñado de semanas. El resultado está a la vista.

Lo que no se come la coyuntura es la ilusión de levantar la copa del Nacional, de vivir ese momento mágico en el que no importa si es un G1 o una “condicional mejorada”, como el caso del Derby que se viene. El que gane no tendrá en cuenta esas cuestiones, sólo guardará por siempre el haberse dado uno de los lujos más preciados de todos.

Junto con los ya mencionados Leal Blues, Corazón Corazón, Solo Candombe, Pepe Joy y Esquilinum habrá otros seis potrillos y el interés mayor pasa por volver a ver en acción al prometedor Great Escape, el hijo de Equal Stripes que fue un espectáculo cuando salió de perdedor en su segunda salida sobre 1800 metros en el centro ganando por varios cuerpos. El crédito de La Frontera y al que prepara Jorge Mayansky Neer tiene todo la pinta de que será el favorito.

Sharkan (Treasure Beach) será el único 3 años que al final del cuento habrá corrido el Juvenile (G1), la Polla (G1), el Jockey Club (G1) y el Nacional, habiendo terminado segundo en las Estrellas y cuarto en cada uno de los dos primeros pasos de la Triple Corona. En ese de animar la serie en su totalidad no tiene la “exclusiva”, pues Leal Blues también dijo presente ante cada llamado, aunque corriendo poquitito.

Sarfo (Equal Talent), tucumano de origen y porteño por adopción, es otro de los “sobrevivientes” de la Polla, ,carrera en la que terminó octavo detrás de los mencionados Sharkan y Leal Blues. Apuestan por su adaptación a las mayores distancias y en cuestiones genéticas es una carta bien jugada.

Prometen animar la carrera a full Mr Globalizado (Global Hunter) y Roman Pleasure (Roman Ruler). El primero pedió a nada de Master Royal (Mastercraftsman) cuando debutó, y no tardó en desquitar sobre la milla de arena de San Isidro, superando por 2 cuerpos a Love It (John F Kennedy), que el último sábado también consiguió el ascenso, fortificando la “línea”. El restante quedó tercero del creído Summit Embrujado (Storm Embrujado) en ocasión de su estreno, para luego, también sobre 1600 metros, derrotar por 5 cuerpos a Pinta Que Mata (Cima de Triomphe).

Y también estará Winery (Fire Slam), que después de llegar séptimo haciendo su presentación en el Especial Patria de La Plata viajó hasta el Hipódromo de San Isidro para imponerse por 1 cuerpo en una prueba de categoría alternativa en la milla de arena. 

El orden de partida del Gran Premio Nacional será el siguiente: 1, Leal Blues; 2, Winery; 3, Corazón Corazón; 4, Mr Globalizado; 5, Roman Pleasure; 6, Sarfo; 7, Solo Candombe; 8, Sharkan; 9, Great Escape; 10, Pepe Joy; 11, Esquilinum

Diego H. Mitagstein